El consejero delegado de Ibercaja, Víctor Iglesias. EFE-JC

Ibercaja despide a 600 empleados en su cuarto ERE

stop

Ibercaja pacta con los sindicatos un ERE que contempla el despido de 590 trabajadores y el cierre de 140 oficinas

Barcelona, 10 de mayo de 2017 (17:59 CET)

El banco aragonés Ibercaja despedirá a 590 trabajadores y cerrará 140 oficinas hasta junio de 2018, en un acuerdo que ha sido firmado por los sindicatos CCOO, CSICA y ACI, pero rechazado por UGT. El número pactado es menor a la intención inicial de la empresa, que contemplaba dar de baja a 686 empleados y clausurar 160 oficinas. La entidad argumentó que el ERE se produce por razones “económicas, productivas y organizativas”, aunque el banco fue saneado gracias a los 407 millones que recibió de ayudas públicas, que terminaron de ser reintegrados nueve meses antes de su cancelación.

Para este proceso, el banco espera que la mayoría de las bajas sean voluntarias. Al menos 500 serán incentivadas por la edad, y las otras 90 corresponderán para trabajadores afectados por la movilidad geográfica tras el cierre de oficinas.

La baja voluntaria por edad afecta a trabajadores que cumplan entre 57 y 59 años, quienes percibirán el 80% del salario neto anual más una prima. El acuerdo también proyecta bajas indemnizadas para los empleados de entre 55 y 56 años, aunque con unas condiciones económicas menores.

Los empleados que quieran acogerse a la baja indemnizada podrán recibir un finiquito de hasta cinco veces más lo que marca la ley de reforma laboral.

Aragón concentra la mayoría de los cierres de oficinas

De las 140 oficinas que echarán el cierre, 55 se encuentran en Aragón, donde el banco tiene su presencia mayoritaria, con 439 entidades. Le siguen otras 28 en La Rioja y Guadalajara, 20 en Extremadura, 14 en Cataluña y Comunitat Valenciana, 13 en Castilla y León y 10 en Madrid.

En las sucursales que cerrarán trabajan entre 400 y 500 personas, de las cuales un centenar serán reubicadas a otra dependencia que esté a menos de 35 kilómetros, y otras 100 tendrán que viajar a un nuevo puesto a 50 kilómetros.

Este es el cuarto ERE que emprende Ibercaja desde el 2013, que ha llevado a una disminución de 830 empleados en su plantilla, todas ellas por medio de bajas voluntarias. Cuando finalice este último ajuste, el banco tendrá un plantel de 5.000 empleados en 1.100 oficinas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad