La auditoria eleva a 31 millones lo que Millet se llevó del Palau

stop

Deloitte detecta posible malversación de fondos públicos

Sin título

05 de noviembre de 2009 (11:14 CET)

El ex presidente del Palau, Fèlix Millet, se llevó de esta institución una cifra valorada en por lo menos 31 millones de euros, mucho más elevada en todo caso de lo que afirmó en su confesión. La valoración es fruto de las primeras conclusiones de la auditoria de la firma Deloitte a partir del análisis de la documentación correspondiente a los últimos diez años del mandato de Millet.

La cifra se reveló ayer a los responsables de la Fundació y ha sido publicada por los diarios La Vanguardia y El Periódico. En estas cantidades no se incluyen algunos datos que estarían en poder de la Administración Tributaria y tampoco se habrían contado las desviaciones presupuestarias fruto de la ejecución de las obras de restauración del Palau ni en su posterior ampliación, conceptos que serán motivo de otros informe posterior dada su complejidad.

El elemento que más llama la atención a los analistas por su posible trascendencia son las posibles desviaciones de 2,7 millones de euros desde el Consorci del Palau, órgano que integran las administraciones públicas, que son las que lo financian. Si ello se pudiese demostrar finalmente, tanto Millet, como su mano derecha, Jordi Montull, habrían incurrido en malversación de caudales públicos, lo que daría un nuevo cariz a los efectos penales de la investigación.

Según lo indicado a partir del informe pericial de Delotitte, Millet y Montull habrían retirado físicamente 12,8 millones de la Fundació del Palau. Otros 2,76 millones se habrían retirado de Consorci, una parte en dinero líquido y otra como pago de obras no realizadas. Un tercer apartado serian 1,4 millones cobrados por las sociedades de Millet y Montull. Además, 1,795 millones fueron a comprar inmuebles de Millet y Montull, aunque la parte más importante de la operación se anuló y el dinero se devolvió. A esas cifras se ha de sumar 2,5 millones que se destinaron a obras en los domicilios particulares de Millet y Montull . Otro millón de euros se facturó por parte de sociedades sin una contra prestación demostrada. Los viajes particulares de las familias de los dos ex directivos. A esta cifra se ha de sumar también los 250.000 euros del coste de las bodas de las hijas de Millet. Finalmente otros ocho millones fueron la cifra de los bonus autootorgados a Millet y Montull, aunque no se ha aportado soporte documental que indique que los estatutos de la institución cultural lo hubiese previsto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad