Luis María Linde pone deberes a la banca para que vuelva a crear empleo. El gobernador del Banco de España en una comparecencia reciente. EFE/Zipi

Linde pone deberes a la banca (o lo que debe hacer para crear empleo)

stop

El Banco de España advierte a las entidades financieras de que no volverá a aportar a la economía y el empleo si no aborda los retos pendientes

Xavier Alegret

Economía Digital

Luis María Linde pone deberes a la banca para que vuelva a crear empleo. El gobernador del Banco de España en una comparecencia reciente. EFE/Zipi

Barcelona, 22 de mayo de 2018 (15:00 CET)

La recuperación económica ha contribuido a la mejora de la banca española. Ya no hay entidades en peligro, aunque el esfuerzo, en forma de recortes en el sector –oficinas, empleo, etc.– y de rescates con dinero público ha sido ingente. Los bancos, sin embargo, no están todavía en la parrilla de salida para volver a aportar a la economía española y crear empleo, según el Banco de España.

La entidad que preside Luis María Linde, en su informe de 2017, ha advertido a los bancos de que todavía le quedan retos pendientes, y superarlos “es importante para situar al sector bancario en una posición de fortaleza suficiente desde la que contribuir al crecimiento económico y la creación de empleo”. Estos son los retos:

Atajar la morosidad de una vez por todas

Si pensábamos que la morosidad había dejado de ser un problema, estábamos equivocados.  Pese a reconocer que “ha descendido significativamente desde máximos”, el Banco de España alerta de que sigue siendo alto y urge a las entidades a pisar el acelerador. “Se prevé una continuación de la reducción de estos activos [deteriorados]. No obstante, al ritmo de caída actual, las ratios de dudosos seguirán siendo relativamente elevadas a finales de 2020”.

Y Linde avisa de que esta morosidad ha llamado la atención de los supervisores, que quieren que se resuelva “con prontitud”.

Más rentabilidad

La rentabilidad se resintió con la crisis pero no han seguido la senda de la recuperación, en parte por las pérdidas por deterioro de activos. Es decir, por la herencia inmobiliaria, aunque también han tenido que ver los bajos tipos de interés del BCE. Los ajustes de gastos de los bancos no han sido suficientes para volver a la rentabilidad precrisis, por lo que tienen que seguir con los esfuerzos.

Adaptarse al nuevo marco regulatorio  

La regulación no para de cambiar y las exigencias de capital y solvencia son crecientes. Linde ha admitido que las entidades españolas se adaptan a estos cambios al ritmo del sector en Europa, pero también ha señalado reformas pendientes respecto a la adaptación a las normas de Basilea III, cumplir con el MREL –el nuevo colchón anticrisis para asegurarse un escudo ante posibles pérdidas–, así como otras normas de solvencia.

Las TIC y la nueva competencia

Uno de los grandes focos de atención de la banca española está en el negocio online y todo lo que éste conlleva. Y el Banco de España lo considera “el mayor reto” del sector, por “el nuevo marco competitivo derivado de las nuevas tecnologías y del avance de la desintermediación financiera”. Linde espera un aumento de la competencia acompañando un cambio en la forma de acceder a los servicios bancarios.

Multinacionales como Apple, Google y Amazon, entre otros gigantes de la tecnología, pueden pasar de ser aliados a rivales de los bancos, por lo que deben tomar posiciones ante este reto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad