Los inversores acuden en masa a la cuarta emisión de 'bonos patrióticos'

stop

La alta rentabilidad de la cuarta emisión provoca que en una semana La Caixa coloque 1.150 millones, CatalunyaCaixa 900 millones y Banc Sabadell 250 millones

28 de octubre de 2011 (17:11 CET)

La alta rentabilidad ofrecida por la Generalitat en la cuarta emisión de bonos patrióticos -del 4,75% en los títulos a año y del 5,25% a los de dos- ha provocado que los inversores acudan en masa. Tras una semana, las tres entidades que lideran la colocación han vendido prácticamente todo el paquete que tenían asegurado, ya que esta vez no habrá prorrateo.

La primera en quedarse sin deuda catalana ha sido La Caixa, precisamente quien tenía más bonos para colocar: 1.150 millones de euros. El jueves por la mañana la entidad presidida por Isidro Fainé firmaba las últimas operaciones de compra, tal como informan fuentes del sector. El segundo paquete de deuda fue a parar a manos de CatalunyaCaixa, que ya ha vendido 900 millones de los 1.000 que tenía asegurados.

En un comunicado, el grupo ha detallado que la mayoría de inversores optan por los bonos a un año, el 60% frente al 40% que optan por los títulos a 24 meses. Si siguen el ritmo actual, afirman que se quedarán sin bonos después del puente de Todos los Santos.

Banc Sabadell ha cerrado la semana con el 60% de la deuda colocada, tienen 400 millones de euros asignados. Los inversores que han pasado por su red de oficinas también estan interesados en las operaciones más cortas, informan que el 52% de la ventas son con vencimientos a un año . En su caso, esperan finalizar la colocación en menos de una semana.

Entidades pequeñas

Oficialmente, el período de suscripción termina el 14 de noviembre. Para los que estén interesados en comprar deuda se recomienda llamar a la puerta de las entidades con los paquetes más perqueños: Barclays, Unnim, Ahorro Corporación Financiera, Caja de Ingenieros, Deutsche Bank, GVC Gaesco, Banco Pastor, BBVA, Caixa Ontinyent, Bankpime, Caja 3, Banco Mare Nostrum, Banco Mediolanum, Privat Bank Degroof, Cajamar e Ibercaja; así como las oficinas de Bankia que pertenecían a la red de Caixa Laietana.

Al comunicar la nueva emisión de bonos, el Govern de Artur Mas ya anunció que se podría cerrar antes de la fecha máxima prevista. Los expertos consultados afirman que es muy probable que se termine una semana antes. Cuando esto ocurra, a cada inversor se le dará la cantidad exacta que ha pedido.

Asimismo, se conocerá se si trata de nuevas adquisiciones o se han renovado operaciones realizadas en las tres ocasiones anteriores en las que la Generalitat ha emitido deuda. Dos durante la etapa del Govern tripartit y dos en la del Ejecutivo convergente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad