Muro sindical contra los despidos traumáticos en Caixabank

stop

BANCA

Oficina de La Caixa en Barcelona

25 de febrero de 2013 (21:33 CET)

Los sindicatos de La Caixa harán presión conjunta para evitar cualquier despido traumático en Caixabank. La reacción surge del incremento en 1.000 personas del número de afectados previsto para la reducción de la plantilla. Se barajaron 2.000 empleados pero, finalmente, serán 3.000.

Comisiones Obreras (CCOO), el sindicato independiente SECPB y Unión General de Trabajadores (UGT) dudan que el colectivo de profesionales del banco catalán necesite recortarse en ese número de personas.

Toman la palabra del presidente del grupo, Isidro Fainé, que se habría comprometido a negociar bajas voluntarias, preferentemente prejubilaciones. La Caixa emitía, el mediodía del lunes, un comunicado que redunda en ese sentido.

Frente sindical

“No admitiremos ni una baja forzada”, explica la consejera de la entidad y representante de CCOO, Dolors Llobet. “La Caixa no es un banco rescatado y dudamos que el redimensionamiento deba alcanzar los 3.000 empleos”.

SECPB asegura que sólo aceptará “medidas de carácter voluntario, no traumáticas y que no perjudiquen a los intereses generales de la plantilla”. UGT ha ofrecido a Fainé su “máxima colaboración” siempre y cuando “contemplen medidas dignas y voluntarias con los trabajadores”.

Próximos pasos

La primera reunión de la mesa de negociación ha durado apenas una hora. Durante ese tiempo, los técnicos del departamento de Recursos Humanos han comunicado la cifra y la voluntad de negociar salidas voluntarias. Se espera que, como mínimo, se vehiculen 2.000 prejubilaciones.

El próximo paso se dará el jueves. En esa reunión, los tres sindicatos pedirán que se justifique el alcance del futuro expediente de regulación de empleo (ERE). La Caixa ha anticipado por dónde discurrirán los argumentos.

Redundancias

La absorción de Banca Cívica, Banco de Valencia, Bankpyme y Caixa Girona ha elevado la plantilla por encima de los 32.000 trabajadores. Más de 5.000 se incorporaron el año pasado.

Los tres sindicatos recuerdan, sin embargo, que la entidad levantina tiene un expediente en marcha. El fondo de rescate Frob –actual propietario— despedirá unos 900 empleados antes de traspasar la franquicia. También señalan que la supresión de redundancias en la red de sucursales de Caixabank no afectaría a 3.000 nóminas.

Primero, el pacto

Las negociaciones sobre el futuro expediente terminarán en abril, según los plazos admitidos por el banco. Los de Fainé formalizarán en el Ministerio de Empleo el ERE una vez alcanzado un pacto con los representantes de los trabajadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad