Portugal allana el camino a Caixabank para tomar el control del BPI

stop

El gobierno luso aprueba una ley que obliga a las cotizadas a eliminar el límite de voto, condición 'sine qua non' del banco español para lanzar la opa

Antonio Costa, primer ministro de Portugal / EFE

Barcelona, 18 de abril de 2016 (14:11 CET)

Caixabank prepara el lanzamiento de una opa sobre el 100% del Banco Portugués de Inversión (BPI) que le permita apartar a Isabel dos Santos, pero no la lanzará si no se levanta el límite de los derechos de voto del BPI. No obstante, el trabajo ya está medio hecho.  

El banco catalán se ha encontrado con la complicidad del gobierno portugués, que acaba de aprobar una ley que obliga a las cotizadas a levantar los vetos de sus consejos, con lo que no necesita el apoyo del resto de accionistas para conseguir su propósito y lanzar la oferta.  

La prensa lusa ha desvelado este lunes la modificación de la ley que rige la gobernanza de las sociedades cotizadas y que afecta también a las opas, pero fue aprobada el pasado jueves. Según el ejecutivo luso, era una modificación en la que se trabajaba desde hacía tiempo y no se ha hecho para el caso BPI. La ley está pendiente de la promulgación por parte del presidente portugués y se puede recurrir.  

Fin al veto de Dos Santos  

Con esta modificación legislativa, Caixabank no dependerá de los intereses de los accionistas del BPI para levantar el límite en los derechos de voto al 20%, condición sine qua non para presentar la opa. El banco que preside Isidro Fainé tiene el 44,1% del portugués, pero con el límite en los derechos de voto, Santoro, sociedad de Isabel dos Santos que tiene el 18,6% de BPI, tiene poder de veto.  

El último desplante de Dos Santos ha sido rechazar el principio de acuerdo para resolver la crisis del BPI. El BCE exigió al banco portugués que redujera su exposición a Angola, por lo que planeaba vender su 51% de Banco de Fomento de Angola (BFA) a Santoro y que a su vez Santoro vendiera su 18,6% del BPI a Caixabank. Pero después de aceptar el acuerdo, Dos Santos exigió algunas modificaciones que torpedearon el pacto.  

Ante la ruptura de este acuerdo, conocida el pasado domingo, Caixabank ha optado por lanzar una opa por el 100% del BPI, a 1,113 euros por acción en metálico, que valora al banco luso en 1.622 millones de euros.  Pero ha puesto varias condiciones, como el levantamiento de los límites de voto y que la oferta supere el 50% de la compañía.  

Modificación de los estatutos

Para levantar los límites de voto, el BPI debe modificar sus estatutos, por lo que a pesar de tener una ley del gobierno a favor, deberá ser aprobado por la junta de accionistas, según han explicado fuentes financieras. El banco luso celebra su junta el 28 de abril, el mismo día que Caixabank, pero podría ser demasiado pronto, por lo que tendría que hacer una junta extraordinaria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad