El número dos de Botín se encara con Calviño y Díaz por los sueldos de los banqueros

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, dice que el esquema de remuneración de la banca es el más regulado y que los europeos están en desventaja frente a otros competidores que pagan más

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, dice que el esquema de remuneración de la banca es el más regulado

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, dice que el esquema de remuneración de la banca es el más regulado / Banco Santander

El mayor banco español rechaza las críticas del Gobierno a los salarios de los directivos, que la vicepresidenta Nadia Calviño llegó a calificar de “inaceptables”. El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, defendió este miércoles que el esquema de remuneración de la banca es el más regulado y existe una normativa comunitaria que desincentiva la toma de riesgos en las entidades y difiere hasta en 5 años el cobro de remuneraciones variable, que en parte se reciben en acciones que no se pueden vender.

En la presentación de resultados de la entidad, el «número dos» de Ana Botín subrayó que los sueldos de las cúpulas de los bancos se proponen primero por los comités de remuneraciones, se elevan a los consejos de administración y finalmente se aprueban en las juntas de accionistas. No solo eso, sino que además entiende que el esquema europeo genera una desventaja frente a otros competidores no europeos, ya que “en algunos países” tienen una asignación de salarios más flexible.

Y en el mundo fintech, añadió, ni siquiera se aplican este tipo de limitaciones.

Álvarez concedió que el sector tiene que demostrar «cada día» que hace las cosas bien, ante el debate público abierto debido a los ERE de BBVA y Caixabank en plena pandemia. La banca ha hecho «muy buen trabajo» y ha sido capaz de aportar liquidez más rápido que en cualquier país de Europa y ahora el sector sigue mostrando su «mayor disposición» a ayudar porque habrá empresas que lo necesiten, dijo el directivo en relación al comportamiento de la banca durante la crisis sanitaria.

El Santander, sobre los despidos: «Hay que adaptarse»

El consejero delegado del Banco Santander, sin embargo, se mostró «receptivo» a las críticas sobre el sector e incluso ha llegado a decir que si las consideraran «adecuadas», tomarían las medidas que fueran oportunas. El Santander fue el primer banco de España en plantear un ajuste de plantilla en plena pandemia, que supondrá la salida de más de 3.500 empleados, y su cúpula es la que recibe las remuneraciones más altas del sector.

Sobre los despidos colectivos planteados en el sector y que han puesto en peligro más de 19.000 puestos de trabajo este año, Álvarez insistió en que la banca está en un proceso de transformación en el que las oficinas pierden actividad y hay que adaptarse a las necesidades de los clientes.

Las transacciones se han ido de las oficinas a la banca digital y a los cajeros automáticos y ha habido un cambio en el modo de hacer banca impulsado por el desarrollo de la tecnología, que unida a los bajos tipos de interés y la alta competencia, obligan a mejorar la eficiencia.

Despidos o fusiones que conllevan despidos

Una forma de conseguirlo son las fusiones que, por lo general, suelen venir acompañadas de ajuste de empleo, pero también la propia reducción de plantilla para que un negocio «intensivo en personas» se adapte a los nuevos tiempos.

En cualquier caso, el Santander destaca que los ajustes de personal trata de hacerlos de «la mejor manera» y siempre de forma negociada con los sindicatos para que sean acuerdos satisfactorios para todas las partes.