Barcelona en Comú abandona su proyecto de donaciones a causas sociales

El proyecto-concurso 'La Filadora' que creó Barcelona en Comú para encauzar los excedentes salariales a entidades afines mediante propuestas para la ciudad, lleva más de tres años sin celebrarse

El objetivo de la iniciativa era dar apoyo económico a entidades sin ánimo de lucro, cooperativas y movimientos sociales que buscan la transformación social, política y económica hacia “un modelo de ciudad más justo, equitativo y solidario en el ámbito local”, según explicaba la formación en las bases de una de las convocatorias.

Los fondos con los que se financiaba ‘La Filadora’ procedían de aportaciones económicas que realizaban los cargos públicos de Barcelona en Comú del ayuntamiento aportando una parte de sus sueldos, en aplicación de su Código de Ética Política.

La limitación de sueldos que refleja el código ético establece “un sueldo máximo de 2.200 euros como salario neto mensual, incluyendo dietas”, aportándose el resto del sueldo al partido. En 2017, con el objetivo de encauzar esos excedentes, la formación lanzó la primera convocatoria de ‘La Filadora’.

La primera edición, que contó con los excedentes salariales de 2015 y 2016, disponía de un total de 216.000 euros para premiar a las seis propuestas de ciudad y 20 acciones para los barrios que mejor se ajustaran a las bases del proyecto, con un máximo de 15.000 eros por propuesta.En 2018 se celebró la segunda edición, con 174.479 euros (142.000 euros de los excedentes de sueldo del 2017 y 32.479 euros correspondientes a la cantidad restante de la edición anterior de ‘La Filadora’), también con un máximo de 15.000 euros por propuesta.

Entre los ganadores del proyecto el último año que se celebró (2018), se encuentran entidades cercanas al partido como La Hidra, una cooperativa de la que forma parte la exasesora en la Concejalía de Participación del Ayuntamiento de Barcelona Laia Forné, donde contaba con un sueldo bruto anual de 56.714 euros.

El proyecto premiado en ‘La Filadora’, que llevaba por título ‘Enfortim el Moviment Llogater. Pel Dret a l’Habitatge i a la Ciutat’, consistió en mejorar por parte de la cooperativa la recolecta de datos del número de viviendas afiliadas al Sindicat de de Llogateres i Llogaters con la finalidad de poder realizar encuestas, elaborar conclusiones y debates. La propuesta contó con un total de 602 votos, representando el 35% del total.

Desde Barcelona en Comú se insiste en que sus dirigentes ceden una parte de su sueldo a causas sociales pero no se concreta el destino de estas cantidades ni las causas por las que se ha dejado de celebrar ‘La Filadora’, y desde la oposición en el ayuntamiento se denunciaba el año pasado que el gobierno municipal concedía ayudas a entidades afines.