Cae a la mitad el beneficio de John Deere, fabricante de maquinaria agrícola

en Barcelona, 21 de mayo de 2015 (00:00 CET)

La compañía John Deere Ibérica, fabricante de maquinaria agrícola, tiene en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a sus 1.061 empleados. Comenzó a mediados de febrero y se prolongará hasta el próximo mes de julio.

El ERE es consecuencia directa de los resultados de 2014. La empresa facturó el año pasado 539 millones de euros, con baja de un 13%. Las ventas en España subieron un 8% y alcanzaron los 281 millones, gracias a la recuperación del mercado, que arrastraba seis años de postración. La pérdida de negocio se produjo en la exportación, que cayó un 22%.

El beneficio neto de la compañía se desplomó de 40 a 20 millones. Según los gestores, este fuerte recorte se debe a que la mengua de las ventas no pudo compensarse con una poda de los gastos fijos.

John Deere posee una planta fabril en el municipio madrileño de Getafe. En ella produce cajas de cambio, engranajes, transmisiones, enganches tripuntales y otros componentes para maquinaria agrícola, que se destinan sobre todo a la gran factoría de cosechadoras que el grupo tiene en Moline (Illinois).

A la vez, la actividad comercial de John Deere Ibérica abarca una amplia red de concesionarios, por medio de la cual vende tractores, cosechadoras y maquinaria para mecanización de espacios verdes y campos de golf.

En 2014 se matricularon en España 9.856 tractores, un 19% más. De ellos, John Deere acaparó 2.578, es decir, el 26,2%, tres puntos menos que el año anterior. Deere lidera el mercado con un cupo que supera en seis puntos el de su inmediato seguidor New-Holland.

El mercado de cosechadoras se mantuvo el año pasado estable, con 361 ventas. El 85% se lo reparten Claas, New-Holland y John Deere. Las dos primeras son líderes, con cuotas respectivas del 32 y 29%.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad