El silencio de Santi Vila y la actividad frenética de Felip Puig

stop

23 de enero de 2014 (18:16 CET)

Los miembros del Govern de Artur Mas están reaccionando de forma desigual ante la evolución del proceso soberanista. Después del acuerdo sobre la pregunta y la fecha de la consulta, algunos consellers quieren destacar sus propios perfiles, aunque algunos no lo necesitan.

Es el caso del conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, que mantiene una gran actividad política en toda la geografía catalana. Aprovecha los fines de semana para tener activada a la militancia convergente, muy necesitada en estos momentos. Y ofrece sus opiniones y valoraciones que pasan por una máxima exigencia nacionalista, pero también por un gran pragmatismo.

Ardor adolescente


En el otro lado está el conseller Santi Vila, el titular de Territori i Sostenibilitat, que ha preferido en las últimas semanas mantener un elocuente silencio. Vila, criticado por la dirección de Convergènica por haber afirmado que el fervor independentista se asemeja al ardor juvenil, ha pasado a un segundo plano. Recibió una sonora reprimenda de Francesc Homs. Y es que Artur Mas no quiere salidas de tono en estos momentos.

Pero cada uno tiene su personalidad. Y Puig, es Felip Puig.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad