Galliano regresa a la moda: se une a Maison Martin Margiela

stop

El diseñador consigue salir a flote tras los insultos antisemitas que propiciaron su despido de Dior y de su propia marca en 2011

John Galliano ante la Corte de París en 2011 | EFE

06 de octubre de 2014 (13:13 CET)

Maison Martin Margiela completa el giro de 180 grados a su estrategia de marca, basada en el anonimato y secretismo de su equipo de diseñadores, a lo grande. La firma belga (aunque lleva la etiqueta parisina) ha anunciado que el mismíssimo John Galliano tomará las riendas de la dirección artística del grupo.

Se confirma de este modo el rumor que llenó las páginas de cotilleo más glamourosas del planeta, el Page Six de The New York Post, hace una semana. Se convirtió en EL comentario de las presentaciones de la temporada primavera/verano 2015 de París, pero nadie de la compañía abrió la boca, ni siquiera para desmentir la información. Ha tenido que pasar una semana para que otro de los tótem de la moda actual, Renzo Rosso, confirmara el fichaje estelar.

Caída en desgracia de Galliano

El presidente de OTB Group (principal accionista de Margiela y de otras firmas de lujo como Viktor & Rolf) ha afirmado en un comunicado que Galliano es “uno de los talentos más grandes de todos los tiempos”. Esta frase supone que el diseñador gibraltareño renace definitivamente de sus cenizas. Fue él mismo quien prendió fuego a su figura internacional en 2011, cuando, arrastrado por una espiral de alcohol y drogas, se dedicó a propiciar insultos antisemitas a un par de turistas que estaban sentados a su lado en una cafetería en París.

Fue detenido, pero eso no provocó el hundimiento definitivo. Debido a su estado etílico, Galliano no se percató que la pareja estaba grabando el incidente en su teléfono móvil. El vídeo fue pasto de las redes sociales y desató un maremoto que se llevó por delante al diseñador.

Kate Moss pudo pasar página sin demasiados problemas al escándalo que generaron unas imágenes en las que se veía consumiendo cocaína sin reparos, pero Galliano sumó a sus adicciones otro mal de más difícil digestión: los insultos racistas y antisemitas que propinó a la pareja. La presión de la comunidad judía (muy importante en las élites del sector tanto en EEUU como en París) propiciaron su despido de Dior y la pérdida del control de la marca que lleva su nombre.

¿Qué es Margiela?

Galliano ha estado en la sombra hasta ahora. Rosso apuesta por él y lo pone al frente de una firma icónica que ha vivido de reivindicar la moda como arte y no como un elemento comercial más. De aquí el secretismo que rodea los headquarters donde se crean las colecciones. Fundada en 1988 por el belga Martin Margiela y su compañero Jenie Meirens, los inicios de la marca están unidos al movimiento conocido como los Seis de Amberes, un grupo de diseñadores que representan la corriente deconstructiva en el sector junto a la creadora de Commes des Garçons, Rei Kawakubo. Todos ellos se alejan del lujo más convencional. Son la imagen opuesta de lo que representan firmas como la italiana Versace en el sector.

Margiela se unió a Hermés en 1997. La firma que lleva su nombre continuó, pero sin una cara que le representase. Incluso en sus etiquetas se obvian nombres, sólo aparecen en ellas un número asociado a cada una de las marcas con las que opera (por ejemplo, el 1* representa la colección para mujer, el 10 la de hombre y el 22 son los zapatos).

Cambio de estrategia

La estrategia de marca ha empezado a cambiar este año. Suzy Menkes, la periodista de referencia en el sector desde hace años, sacó del armario al actual diseñador de la firma, Matthieu Blazy, de 30 años, el pasado julio. La nueva estrategia se consolida con la incorporación de Galliano. La compañía debe pasar un examen final: la próxima semana de la moda en París.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad