La élite mundial de la vela clásica se reta en aguas de Barcelona

stop

La familia Puig, fuertemente vinculada al mundo de la vela, impulsa y patrocina la regata Puig Vela Clásica en colaboración con el Real Club Náutico de Barcelona, desde el año 2008

13 de julio de 2014 (21:24 CET)

Barcelona acoge, por séptimo año consecutivo, la Puig Vela Clásica, una regata de referencia para los amantes de la navegación que reúne a lo más destacado de la náutica clásica. Además, y con motivo del 100º aniversario de Puig, organizador del evento, este año se suma una nueva regata indispensable para los amantes del mar: el Campeonato Mundial de la clase 12M, Puig 12mR World Championship, que comenzará a competir el lunes, 14 de Julio. La Puig Vela Clásica lo hará el próximo jueves 17 de julio, y ambas pruebas finalizarán el sábado 19.

Durante estos días, los muelles y pantalanes del Real Club Náutico de Barcelona se convierten en un museo flotante en el que poder admirar medio centenar de embarcaciones míticas procedentes de diferentes países, amarradas en estas instalaciones, con sus tripulantes cuidando los últimos detalles, a la espera de que comience la regata.


Los 12m de la Copa de América

El Puig 12mR World Championship, que por primera vez se celebra en Barcelona, ha congregado cerca de 15 embarcaciones de ocho países distintos: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Dinamarca, Argentina, Portugal e Italia.

Esta flota, que fue la gran protagonista de una de las épocas de mayor esplendor de la Copa América, entre finales de los años 50 y 80, está representada por verdaderas joyas náuticas, como el “Vim”, que ganó 19 de 28 regatas, o el “Trivia”, que ha cosechado triunfos tan importantes como el de 1938, cuando ganó 21 regatas, incluyendo la King’s Cup. Otro 12 m emblemático es el “Nyala”, encargado por el presidente de la compañía petrolera Standard Oil Corporation como regalo a su hija por su boda con Briggs Cunnigham, el capitán del “Columbia”, ganador de la Copa América en 1958.

VII Puig Vela Clásica Barcelona, la cita más destacada del Mediterráneo

Consolidada como uno de los principales eventos de la navegación clásica a nivel internacional, tanto por la calidad de sus participantes como por su exclusivo ambiente, esta regata gana, año tras año, seguidores incondicionales entre los armadores y aficionados más expertos.


Entre los veleros clásicos y de época vistos estos días en el Real Club Náutico destaca por su línea elegante y por su historia el “Manitou”, construido en 1937, que en 1961 fue elegido por John Fitzgerald Kennedy para su uso presidencial, dotándolo de un equipo de comunicaciones inédito para su época, Kennedy pasó tanto tiempo en este barco que acabó llamándolo “La Casa Blanca Flotante”. El Manitou pasó después a manos privadas y durante los últimos 40 años se quedo en la Costa Este de los Estados Unidos como la pieza de Museo, finalmente, el pasado mes de noviembre, al ser adquirido por su actual dueño, fue sometido a una importante reforma y puesta a punto de cara a las competiciones de este verano.

También participarán en la regata dos de los cuatro veleros diseñados por el legendario William Fife y bautizados como “Moonbean”: los números III y IV, de 31 y 35 metros de eslora respectivamente. En “Moonbean IV” pasaron su luna de miel Grace Kelly y Rainiero de Mónaco en el año 1956. Otro barco destacable es el “Mariquita”, que diseñado y construido por los astilleros Five&Son hace 103 años, formo parte de la flota del rey Jorge V, pero en 1936 fue prácticamente abandonado en el río East Coast, y no hubiera sobrevivido de no ser por su actual propietario, un enamorado del mar, que lo adquirió en el 2001 y, tras un profundo proceso de restauración, lo volvió a botar en el 2004.


También atrae la atención el “Marigold”, un velero inglés botado en 1892, premiado por su elegancia; el “Mariette”, requisado durante la Segunda Guerra Mundial por los guardacostas de Estados Unidos, y dos clásicos con bandera española, el “Mercury” y el “Alba”, de los que Jordi Cabau y Damián Ribas son, respectivamente, sus actuales armadores.

El sábado, tras cuatro días de intensa navegación por el litoral barcelonés, se conocerán los resultados y tendrá lugar la entrega de premios en el transcurso de una fiesta que se celebrará en los salones del Real Club Náutico. Antes, quien se acerque por el Port Vell sobre las 11´30h. de la mañana, podrá contemplar la espectacular salida de los veleros hacia el campo de regatas, frente a la Playa de San Sebastián y la de la Mar Bella, ofreciendo una impactante puesta escena, que raramente puede disfrutarse en grandes capitales como Barcelona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad