Schweppes perdió el año pasado 11,7 millones, debido al cierre de una fábrica y a actas de Hacienda

16 de noviembre de 2014 (19:45 CET)

La compañía Schweppes, fabricante de refrescos y zumos, encajó en 2013 un resultado negativo de 11,7 millones de euros, tras dos años de beneficios reducidos a la mínima expresión, que sumaron en conjunto 1,2 millones.

El grueso del saldo negativo del pasado ejercicio es achacable a una provisión por el deterioro de la valoración de un inmueble que alojaba su fábrica barcelonesa, cerrada en 2010; y otra provisión, de 4,4 millones, por actas de Hacienda.

No son los únicos débitos tributarios que arrastra la compañía. En 2009, Hacienda le extendió una rociada de multas por valor de 42 millones, correspondientes a IVA, Irpf e impuestos de sociedades y de la renta de no residentes.

La empresa recurrió al Tribunal Económico-Administrativo Central. Éste rechazó el grueso de las alegaciones, pero estimó la parte relativa al IVA, que era la de menor importe. Al no darse por satisfecha con el resultado, Schweppes elevó recurso a la Audiencia Nacional.

Sin los dos impactos transcritos, Schweppes no habría incurrido en pérdidas en 2013, sino que registraría un beneficio de 367.000 euros.

El negocio de la empresa arrastra un periodo prolongado de estancamiento que se remonta hasta 2007. Entre dicho año y 2013, las ventas apenas han crecido un 2%. De hecho, el pasado ejercicio descendieron un 3,6%: comercializó 419 millones de litros y giró 346 millones de euros. La firma está presidida por Juan Ignacio Silva Alcalde y tiene de consejero delegado a Luis Bach Terricabras.

Hasta el pasado verano, la sede corporativa de Schweppes se encontraba en Barcelona, pero la multinacional decidió cerrarla y la trasladó a Londres.

Los activos industriales comprenden sendas plantas de producción y embotellado en Toledo y Alcalá de Guadaira (Sevilla), una fábrica de concentrados de fruta en Carcaixent (Valencia) y un centro de investigación en Tordera (Barcelona).

El repertorio de marcas del grupo abarca Schweppes, Trina, La Casera, Sunny Delight y Zumos Vida. La plantilla consta de 525 personas. Uno de los platos fuertes de la casa es la inversión publicitaria, que el año pasado se cifró en 46 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad