Skís Rossignol dobla y gana 877.000 euros

28 de diciembre de 2014 (18:51 CET)

La compañía Skís Rossignol de España ha logrado acrecentar la actividad y doblar el resultado en su último ejercicio fiscal, que concluyó el pasado mes de marzo de 2014. La cifra de negocio de la casa subió un 2% y alcanzó los 30,6 millones de euros. El superávit se disparó de 446.000 a 877.000 euros. Se aplicó íntegramente a compensar las pérdidas contabilizadas en años anteriores.

Rossignol cuenta con una planta industrial en Artés, en la comarca central del Bages, inaugurada a comienzos de los años setenta del siglo pasado. Es la única de su género existente en España y la mayor que tiene el grupo en todo el mundo. La firma atravesó una dura crisis de resultados en la primera mitad de la crisis, que arrojó pérdidas de 30 millones entre 2007 y 2009, y hubo de despedir a 60 empleados. La fábrica catalana cuenta actualmente con 209 trabajadores.

El 99% de la producción, cifrada en 700.000 pares anuales, se destina a la exportación. Rossignol es por volumen de ventas la primera marca del mundo en esquíes alpinos y la segunda en esquíes de fondo. De la planta de Artés salen cada año el 12% de los esquíes alpinos que se venden en todo el orbe.

La matriz francesa Rossignol fue adquirida en 2005 por el grupo estadounidense Quicksilver, fabricante de material y ropa para la práctica de surf, skate y snowboard. En 2008, Quicksilver traspasó Rossignol al grupo Chartreuse et Mont Blanc, controlado por el fondo australiano Macquarie y el norteamericano Jarden Corporation.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad