Tener los ojos azules es posible

stop

Un empresario estadounidense descubre un tratamiento láser para desteñir los ojos oscuros

Greg Homer, con la operación estética se pueden cambiar los ojos de color

19 de diciembre de 2011 (18:37 CET)

El inventor y empresario californiano Greg Homer lleva desde 1999 buscando la solución estética para poder lucir ojos claros y por fin ha dado con la solución. Se trata de un tratamiento láser que consigue desteñir los ojos oscuros deshaciendo la melanina del iris y ayudando al organismo a que lo elimine de un modo natural.

El hallazgo se encuentra en fase experimental y para ello Greg Homer está propulsando una potente campaña para conseguir los siete millones de euros que necesita antes de 2015 para llevar a cabo el prodigioso láser. El empresario espera que esté disponible para la primavera de 2013 en Europa y Asia. En EEUU tendrán que esperar dos años más.

Tan sólo 20 minutos

La empresa que fundó y patentó Homer para este proyecto, trabaja bajo el nombre Stroma Medical. La iniciativa de la compañía pretende vender cada máquina por 74.000€ a los oftalmólogos y estima que cada intervención suponga 3.700€ a cada paciente.

La intervención cambia la estructura de las células mediante el calor del láser y envía una señal al organismo para que la absorba. Pese a que tan solo llevará 20 minutos dicha operación, esta técnica no será inmediata, sino que el organismo irá “destiñendo” el iris paulatinamente hasta conseguir el resultado final en cuatro semanas.

Suspicacia en el sector

Greg Homer no es científico ni oftalmólogo, él mismo se considera un inventor y este proyecto que tiene entre manos está dejando cierto recelo entre los profesionales del sector. Homer cuenta con una trayectoria laboral de lo más dispar, pues ha sido músico, empresario textil, abogado de artistas o representante en EEUU del director de cine español Bigas Luna, entre otras ocupaciones conocidas.

Hoy por hoy, la propuesta no cuenta con apoyo médico. Los especialistas ponen en jaque esta iniciativa. “Entraña ciertos riesgos irreversibles” como la posible alteración de la sensibilidad de las pupilas a la luz y el bajo control en la técnica para conseguir la misma tonalidad en ambos ojos, argumentan.

Hasta el momento, el proyecto ha sido comprobado con cadáveres y con una veintena de pacientes en México durante agosto de 2010, todas ellas con éxito. Stroma Medical asegura que es la capa más superficial la que se interviene y que no implica ningún tipo de riesgo en la salud ocular de los pacientes.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad