Pedro Sánchez y el significado de las palabras

Sánchez ha demostrado que la política, las cosas, son en cada momento lo que él necesita que sean. Ahora reclama que se quiera politizar el uso de la lengua cuando la oposición le pregunta qué hará respecto a la familia de Canet

¿Qué es una manzana para Pedro Sánchez? Pues depende. Para el presidente del Gobierno español las palabras, los objetos, tienen un mero valor instrumental. Las cosas no son nada en sí mismas, son lo que él necesita que sean. Una manzana puede ser un pez y Sánchez estar viéndoles ya las escamas a la piel si él necesita un pez.

Cuando la oposición acosa a Sánchez preguntándole qué piensa hacer para garantizar la ejecución de la sentencia que obliga a que al menos el 25% de las clases en Cataluña se den en una de las dos lenguas oficiales, para evitar el señalamiento de la familia de Canet, el líder socialista se queja de que se quiera politizar el uso de la lengua.

Cuando la oposición martilleaba a Sánchez sobre los indultos a los que se sublevaron contra la Constitución en Cataluña, el presidente pedía que se aplicara la política y no la justicia.

¿Qué es la política para Pedro Sánchez? ¿Cuándo es buena y cuando es mala? Depende, única y exclusivamente, de sus intereses, que tampoco tienen por qué ser los mismos a todas horas.

Y en estas estamos cuando el 2022 se acerca irremediablemente. En La plaza hemos empezado a abordar esa realidad y a describir lo qué puede traernos un año en el que celebraremos, es un decir, el 2º aniversario de esta maldita pandemia.

No se pierdan las intervenciones de Alejandro Ramírez y Nuria Val, dos auténticos expertos en política y economía.

Juan García