Podcast

Podcast //

Periodistas como pollos sin cabeza

El episodio de 'La Plaza' de esta semana pone el foco en las dificultades entre PP y PSOE para renovar organismos como el CGPJ tras el acuerdo para RTVE

Fue al parecer John Toshack, ese entrenador de fútbol galés que dirigió al Real Madrid y a la Real Sociedad, entre otros equipos, quien popularizó esta expresión, con Mike the Headless Chicken en su memoria, para explicar el comportamiento de sus jugadores en un encuentro de la competición.

En este episodio de la plaza, los invitados han recuperado la imagen para resumir la situación que están viviendo todos aquellos que siguen los posibles pactos entre PSOE y PP para la renovación de las instituciones del Estado con órganos de administración caducados o la formación de un nuevo gobierno autonómico en Cataluña.

Como pollos sin cabeza, erráticos, sin un rumbo claro, las medios dan noticias que un día hablan de un pacto inminente que se desdicen en horas con las que informan de un estancamiento o hasta de una ruptura de las negociaciones. Todo ello, además, sin una idea clara de qué es lo que realmente se quiere, como no sea renovar el reparto de poder. Cambiar algo para que pocas cosas cambien y sin una garantía de que aprenderemos de los errores cometidos.

Parece que finalmente podría acometerse la renovación de la más alta instancia de la judicatura, el Consejo General del Poder Judicial, pero nada se aporta sobre cómo esa renovación ayudará a la despolitización de la justicia, un mal que todos señalan pero con el que todos conviven la mar de bien cuando son ellos los que está arriba. Como ha sucedido con RTVE, como con…

Algo similar ocurre con las negociaciones para la formación de un nuevo gobierno catalán tras las elecciones del 14-F. Apunta Fèlix Riera y asiente Nuria Val, los analistas invitados en este episodio, que el nudo gordiano es el prometido, de manera implícita, indulto a los políticos presos por la acción sediciosa del procés. Con indulto habrá un determinado gobierno o forma de gobernar; sin el perdón, otra. 

El plan para hacer frente a la mayor crisis sanitaria y económica que debe afrontar Cataluña cuenta menos. Ojalá los catalanes recordaran aquella arenga de Ortega y Gasset a los argentinos: “Argentinos, a las cosas, a las cosas”. El día que las diferentes instituciones de la autonomía catalana se dediquen a las cosas, otro gallo, éste con buena cabeza, nos cantará