Cañete recupera la 'batalla del agua'

stop

El ministro de Agricultura pretende dedicar 2014 a formular un nuevo plan hidrológico nacional

18 de agosto de 2013 (12:45 CET)

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañate, pretende dedicar 2014 a empezar a formular un nuevo plan hidrológico nacional y a iniciar la revisión de la planificación hidrológica que aún está por concluir.
En una entrevista a EP ha asegurado que en este objetivo “no excluye ninguna posibilidad”, aunque ha asegurado que se hará desde “la racionalidad y desde conocer cuáles son los recursos hídricos disponibles en cada uno de los ríos españoles”.

Participación público-privada

El político popular ha asegurado que el plan hidrológico será “distinto” al anterior porque en esa época “había apogeo de disponibilidad de fondos estructurales comunitarios”, a diferencia del momento actual, por lo que se acudirá “mucho más a la participación público-privada en los proyectos”.

Para ello, ha afirmado que, desde el 1 enero de 2014, comenzará a trabajar en el Pacto Nacional del Agua y, a partir de ahí, formular un plan hidrológico nacional conjunto que trate de superar "todas las aberraciones" que se ha encontrado como son, en su opinión, "desaladoras que no actúan, todo el mediterráneo salpicado de desaladoras cuyo agua nadie quiere utilizar por el coste extraordinario que tienen de funcionamiento".

"No hay río fácil"


"Podían haber pensado primero el costo, segundo estimar la demanda y luego, derogar el plan hidrológico nacional. Pero aquí, primero se deroga el plan, se optó por las desaladoras, que ahora yacen muertas de risa y tendremos que arreglar ese problema que es otro de los grandes problemas heredados", apostilló.

En este momento, considera que la planificación va "muy bien" después del retraso acumulado desde 2009 y ha recordado que su compromiso fue terminar en 2013 o, al menos, intentarlo. Así, ha reconocido que en España hay ríos muy problemáticos, el Tajo, el Júcar, el Segura, el Ebro, aunque, en general estima que "no hay río fácil".

Tema "complicado"

En general, opina que el tema del agua, en España es "muy complicado porque todo el mundo, los estatutos de autonomía, las reservas de agua, los caudales ecológicos han hecho muy complicadas las cosas".

En este sentido, ha puesto de ejemplo que en el plan del Ebro, Catalunya pretendía unos caudales ecológicos que hubieran obligado a recortar los usos actuales de toda la cuenca en un 35%, caudales que asegura que "no han existido nunca, ni cuando no había pantanos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad