Carles Puigdemont en la presentación del libre "Més Operació Urnes" en Bruselas, el 31 de octubre. Foto: EFE/SL
stop

El ex president negocia para incorporar a Anna Gabriel y Marta Rovira al "consejo de la república", junto a otros tres ex consellers huidos

Economía Digital

Carles Puigdemont en la presentación del libre "Més Operació Urnes" en Bruselas, el 31 de octubre. Foto: EFE/SL

Barcelona, 01 de noviembre de 2018 (19:19 CET)

El "consejo de la república" que Carles Puigdemont presentó el martes en el Palau de la Generalitat tendrá seis sillas, además de la del ex presidente catalán huido a Bruselas, y se prevé que todas estarán ocupadas por líderes independendistas fugados de la justicia española después del 1-O.

Con un total de siete miembros, Puigdemont se reservará el voto decisivo en caso de empate, defendiendo que su proyecto parainstitucional pasa por aglutinar las distintas fuerzas del independentismo, desde ERC hasta la CUP. De antemano se sabía que el ex conseller Toni Comín ya tiene una silla asegurada en el consejo.

Se espera que Puigdemont y Comín escojan como los cinco miembros faltantes a otros ex consellers y líderes independentistas fugados. Lluís Puig (exconsejero de cultura), Meritxell Serret (agricultura) y Clara Ponsatí (enseñanza) están ya dentro de la plataforma, según fuentes del entorno del ex president.

Las otras dos fugadas que se sentarían en el "consejo de la república" podrían ser la ex diputada de la CUP en el Parlament, Anna Gabriel, y la ex representante de ERC, Marta Rovira, ambas huidas a Suiza después de aparecer entre los acusados de la causa judicial por el 1-O.

La CUP tiene reservas sobre el "consejo" de Puigdemont

Puigdemont presiona para que Gabriel y Rovira se sumen al "consejo de la república" en aras de tener mayor pluralidad. Fuentes de Waterloo dijeron a El Confidencial estar convencidas de que la republicana dirá que sí, pero mantienen reservas sobre la última palabra de la anti sistema.

Además de pretender acercar a Bruselas el ala de fugados catalanes en Suiza, el ex presidente catalán quiere contar con presencia de la CUP para tomar en cuenta todas las sensibilidades propias del momento de fragmentación por el que camina el independentismo.

Las fuentes agregaron que Puigdemont tiene un plan B si Gabriel rechaza la invitación, siempre pensando en no dejar por fuera a la CUP. Pero la formación anti capitalista han dicho que el "consejo" es otra maniobra para no asumir el choque frontal con el Estado. El diputado Carles Riera no acudió a su presentación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad