stop

Colau consigue que el Ayuntamiento de Barcelona declare como “legítimo” al depuesto gobierno de Carles Puigdemont

Ada Colau y Gerardo Pisarello, en el centro de la imagen, en la concentración de este jueves ante el Ayuntamiento de Barcelona como protesta por la “persecución judicial” de los miembros del gobierno de la Generalitat destituidos. /EFE

Barcelona, 02 de noviembre de 2017 (14:44 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado en el pleno de este jueves una propuesta de ERC por la que se reconoce a los depuestos Carles Puigdemont y sus consejeros como “el gobierno legítimo de Cataluña”. También se reconoce al parlamento surgido de las elecciones del 27 de septiembre de 2015 como “el único representante legítimo del pueblo catalán”.

La propuesta de ERC contó con el apoyo de Barcelona en Comú, el partido de la alcaldesa Ada Colau, que de esta forma se alinea con las tesis soberanistas. Colau votó al lado de ERC, Pdecat y de la CUP. Así ha hecho posible que el Ayuntamiento de Barcelona reconozca al destituido gobierno de Puigdemont como legítimo. No es una simple declaración. Este pronunciamiento tiene calado político y podría comportar acciones judiciales.

Pisarello defiende las posiciones de los soberanistas

Colau delegó la defensa de esta posición en su números dos, el teniente de alcalde Gerardo Pisarello. Este declaró que Puigdemont y sus consejeros, cuatro de los cuales siguen en Bruselas, son los “legítimos depositarios de la voluntad del pueblo catalán”. No obstante, les reprochó sus actuaciones “ilegales” entre las que destacó la votación de las llamadas leyes de desconexión aprobadas por el parlamento catalán en la sesión del 6 y 7 de octubre pasado.

A preguntas de los concejales del Pdecat, Colau se vio obligada a intervenir, pero lo hizo en el mismo sentido que Pisarello: “Es Puigdemont quien ostenta la legitimidad del gobierno catalán, como mínimo hasta que haya elecciones”, declaró la alcaldesa.

El partido de la alcaldesa Colau reconoce como “legítimo” al gobierno de Puigdemont, pero no a la república catalana proclamada por el parlamento presidido por Carme Forcadell el 27 de octubre pasado. La CUP no consiguió que se aprobase esta propuesta de reconocimiento por los votas en contra de Barcelona en comú, PSC, Ciudadanos y PP.

Ada Colau: la alcaldesa se retrata junto a los independentistas en la defensa de Puigdemont

Los socialistas, socios de gobierno de Colau, no consiguieron que se aprobara una proposición a favor del diálogo y de las elecciones del 21 de diciembre convocadas al amparo del artículo 155 de la Constitución. Sólo obtuvieron el apoyo de Ciudadanos y el PP. Los independentistas del Pdecat, ERC y la CUP votaron en contra, mientras que Barcelona en comú se abstuvo. Las discrepancias entre Colau y los socialistas liderados por Jaume Collboni han generado tensiones en el equipo de gobierno. De momento no se plantean la ruptura.

Colau fue la protagonista de la concentración realizada este jueves frente al Ayuntamiento de Barcelona como protesta por la “persecución policial” de los miembros del gobierno de la Generalitat destituidos. A través de las redes sociales también les ha mostrado su apoyo. En la imagen superior aparece acompañada por los concejales de su grupo, de ERC, Pdecat y CUP, así como por los actuales responsables de la Asamblea Nacional Catalana y de Òmnium Cultural.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad