¿Dónde se mete Pablo Iglesias desde las elecciones andaluzas?

stop

El líder de Podemos, tan habitual en los medios, no ha valorado los resultados del 22M ni ha hecho declaraciones públicas desde que anunció su ruptura con Tania Sánchez, en pleno escrutinio

Pablo Iglesias

en Madrid, 04 de abril de 2015 (12:44 CET)

Un mensaje de pésame desde su cuenta de Twitter a las familias de las víctimas del vuelo de Germanwings que se estrelló en los Alpes... y poco más. Pablo Iglesias parece haber restringido de manera drástica sus apariciones públicas y su prolífico diálogo con los medios de comunicación desde las pasadas elecciones andaluzas.

El último anuncio del secretario general de Podemos fue también a través de las redes sociales y en pleno escrutinio. Comunicó la ruptura con Tania Sánchez cuando el 99% de los votos escrutados daban 15 escaños a Teresa Rodríguez en Andalucía, los que finalmente obtuvo la candidata de Podemos.

No hubo valoración de Iglesias sobre el resultado, lo que ha alimentado las especulaciones. Quizá la dirección del partido no esté tan satisfecha como cabría esperar para una formación nueva que irrumpe a lo grande en el Parlamento andaluz. Podemos esperaba alcanzar los 20 diputados, explica el digital lainformacion.com

Ni Iglesias, ni Monedero

Carolina Bescansa advirtió al PSOE de que no se tomara el triunfo de Susana Díaz como "un aval de la ciudadanía", Errejón consideró que sería muy difícil llegar a un acuerdo con los socialistas andaluces, pero Pablo Iglesias no dijo nada. Un escueto mensaje en Twitter la noche de la ruptura y de los comicios: "Se hace camino al andar. Gracias Andalucía, gracias Teresa Rodríguez, gracias caminantes, por dar el primer paso. Seguimos".

El mutismo del líder de Podemos se debe, según algunas fuentes, a la elaboración de la estrategia de cara a las elecciones de mayo: "Prepara algo gordo". Otros dicen, simplemente, que quiere pasar desapercibido. En todo caso, llama la atención tras la frenética actividad previa, con ocho mítines, su impovisada réplica al debate sobre el estado de la nación, su viaje a Grecia y su participación en la Marcha por el Cambio en Madrid. Allí coincidió con Juan Carlos Monedero, al que tampoco se le recuerda más aparición pública desde la famosa rueda de prensa en la que presentó la documentación para justificar los 425.000 euros que cobró de países latinoamericanos por sus trabajos de asesoramiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad