El Liceu adapta el acceso del público ante la ausencia de acomodadores

stop

ESPECTÁCULOS

Interior del Gran Teatre del Liceu

en Barcelona, 16 de junio de 2015 (20:59 CET)

El Gran Teatre del Liceu aconseja a los espectadores que acudan con antelación a la función de Don Pasquale, la última ópera de la temporada, para así evitar problemas ante la huelga de acomodadores que afecta a esta institución desde hace varios días. A lo largo de la tarde de este martes, la cuenta oficial de Twitter del Liceu ha publicado varios mensajes en los que se recomendaba al público no llegar a última hora.

Además, se indicaba que los espectadores deben pasar por sí mismos las entradas por la máquina lectora, que adquieran los programas de mano en taquilla y que varios de los accesos al teatro permanecerán cerrados, se prevé, durante esta y las próximas representaciones (están previstos ocho pases más de esta función en los próximos días). 

La función de este martes es la primera abierta al público desde la convocatoria de huelga de los acomodadores el pasado 4 de junio. Entre las novedades provocadas por esta situación, está que los espectadores tendrán que localizar por sí mismos sus asientos; una tarea que será facilitada por la mejora en las señalizaciones en el acceso, según informan fuentes del Liceu.

Desde el teatro barcelonés también se insiste en que la incidencia de esta huelga en su caso no es comparable a lo ocurrido en el Auditori. Entre otras razones, porque alrededor del 60% del público del Liceu es abonado y, por tanto, conoce dónde se encuentra su asiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad