El PP paraliza los presupuestos de Mas del 2014

stop

DEBATE SOBERANISTA

17 de diciembre de 2013 (18:17 CET)

La advertencia se ha hecho realidad. Y la política catalana sigue inmersa en su propio bucle. El PP catalán aseguró que tenía la intención de llevar los presupuestos de 2014 al Consell de Garanties Estatutàries, junto a la Ley de Medidas Fiscales, y, finalmente, tras algunas dudas, lo llevará a cabo.

La paradoja es total: tras un año sin presupuestos, y con la amenaza de ERC de no pactar las cuentas de 2014 si previamente CiU no acordaba la pregunta y la fecha de la consulta soberanista, ahora, ya con la pregunta sobre la mesa, es el PP el que, precisamente por la existencia de esa pregunta, impugna los presupuestos, con el apoyo del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La extraña alianza de ERC con el PP

Este miércoles el pleno del Parlament, por tanto, no podrá aprobar los presupuestos ni la Ley de Medidas Fiscales. Será, como mínimo, a finales de enero. Con ello, el PP deja claro, que, pese a buscar un acercamiento con el Govern de la Generalitat, no dejará pasar ni una en todo lo relacionado con el referéndum de autodeterminación fijado para el 9 de noviembre de 2014.

Esa era una posibilidad muy real. De hecho, el PP y ERC han establecido una especie de pinza contra CiU, aunque con intereses políticos muy distintos. El PP quería conocer si CiU y Esquerra llegaban antes a ese acuerdo sobre la pregunta, para llevar la Ley de Medidas Fiscales al Consell de Garanties. Con ello, daba tiempo a los republicanos para pensarse las cosas con más calma, y votar en contra de los presupuestos. La pregunta ha llegado, pero el PP ha mantenido su amenaza.

¿El objetivo de déficit peligra?

Qué es lo que implica esa impugnación? Llevar las cuentas del 2014, y la Ley de Medidas Fiscales al Consell de Garanties supone retrasarlo hasta finales de enero o principios de febrero. El PP catalán tenía una sola duda: saber si con su decisión se impedía que el Govern de CiU pudiera incumplir el objetivo de déficit de 2014, fijado en el 1%. Y la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, lo ha consultado en las últimas horas con el Ministerio de Hacienda que dirige el ministro Cristóbal Montoro. Tras obtener su aval, se ha tomado finalmente la decisión.

Según el portavoz parlamentario del PP, Enric Millo, “no se perjudica ese objetivo, porque después siempre se podrá aprobar una restricción del gasto para cumplirlo”. Tras esa afirmación, Millo ha emplazado al PSC y a Ciutadans a unirse al PP en la peticíón del dictament al Consell de Garanties.

Partida "ilegal"

El hecho concreto al que se acoge el PP es que en las cuentas de 2014 se ha presupuestado una partida de cinco millones de euros bajo el capítulo de “procesos populares y consultas populares”, es decir, una partida para organizar la consulta soberanista, que “es ilegal”. Esas partidas siempre han existido en los presupuestos de la Generalitat, pero con dotaciones muy inferiores, y “sin la coletilla de 'y consultas populares'”, que, además, cuenta con un “crédito ampliable”. En 2011, por ejemplo, con tres convocatorias electorales, --municipales, generales, y al Consell d'Aran-- se presupuestaron 900.000 euros.

El PP catalán se basa en la existencia de esa partida, y en dos artículos más que hacen referencia al capítulo de ingresos, según los cuales la Generalitat ingresará 2.300 millones por la venta de patrimonio o de inmuebles, pero sin concretar nada más. Esa indefinición en esa cuestión provocó que el PP presentara una enmienda a la totalidad. Y ahora, en el pleno del Parlament en el que se iba a aprobar las cuentas, este miércoles, el PP se acoge a la partida sobre las consultas populares.

Las nuevas tasas, impugnadas

Queda una enmienda viva sobre ello, que, si CiU la quisiera acordar, el PP podría retirar su petición de dictamen al Consell de Garanties, algo que ya no va a suceder.

En el caso de la Ley de Medidas Fiscales, esencial por la parte de los ingresos porque incluye todas las nuevas tasas que se quieren aplicar, el PP impugna hasta seis artículos.

Catalunya, por tanto, no tendrá presupuestos hasta el próximo año. Esta vez ha sido una responsabilidad del PP, “porque el Govern no hace las cosas bien”. La paradoja es que se trata de los primeros presupuestos que CiU ha aprobado con ERC.

Lejos queda ya la aprobación de los primeros presupuestos de Artur Mas, los de 2011, acordados con...el PP catalán.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad