El rey frustra los planes de Rajoy con su tardía ronda de consultas

stop

Convoca a los partidos a partir del martes próximo y deja en el aire la intención del líder del PP de ser investido el 5 de agosto

El rey y Mariano Rajoy, durante su último encuentro en el Palacio de la Zarzuela / EFE

Barcelona, 21 de julio de 2016 (14:08 CET)

El rey Felipe frustra los planes de Rajoy con el anuncio de la ronda de consultas. El líder del PP quería que el debate de investidura se celebrara el 2 de agosto, con una primera votación para el 3 de agosto, y una segunda para el 5 de agosto, en la que podría ser investido. Pero el rey Felipe ha convocado a los partidos a partir del próximo martes, con una última consulta, con el propio Rajoy, para el 28 de julio.

Ese calendario deja en el aire los planes de Rajoy, porque será demasiado precipitado, sin todavía acuerdos cerrados entre el PP y Ciudadanos, la votación de la investidura.

Ese era uno de los problemas de Rajoy. Al situar las fechas más idóneas para sus intereses, dejaba poca capacidad de maniobra al rey, que ha preferido optar por sus propias fechas.


Negociaciones en el límite

Ahora bien, si existe un acuerdo en las próximas horas o días, todo podría cuadrar. El próximo martes el rey se entrevistará con los representantes de Nueva Canarias, Foro Asturias, Coalición Canaria, UPN y Alberto Garzón, como líder de Izquierda Unida. Al día siguiente, recibirá a los representantes de PNV, En Marea, Convergència, Compromís, y En Comú Podem. El jueves lo hará con los cuatro principales dirigentes, y por este orden: Albert Rivera, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Y el mismo jueves por la tarde lo hará con Mariano Rajoy.

El caso es que Rajoy ese día le debería transmitir al rey el alcance de sus negociaciones. Si no tiene asegurada su investidura, el rey podría optar por no convocar el pleno en el Congreso. Si lo hace, comenzaría a correr el reloj, y si en dos meses no hubiera acuerdo, se convocarían unas nuevas elecciones.

El tiempo apremia. Pero los planes del rey complican los deseos de Rajoy de ser investido en la primera semana de agosto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad