Escepticismo empresarial ante el intento de baño de masas de Mas con su plan industrial

stop

FUTURO INDUSTRIAL

 Artur Mas, en el acto con los empresarios./Rubén Moreno

04 de julio de 2014 (21:14 CET)

Es un buen intento. Con una puesta en escena que el Govern tripartito nunca se atrevió a realizar, con casi 2.500 empresarios, reunidos en un majestuoso auditorio del Centro de Convenciones Internacional, en la zona Fòrum, el Govern de Artur Mas ha querido situar el sector industrial en el centro de la economía catalana.

Olvidada durante los últimos años, Mas ha apostado por siete ámbitos industriales, con políticas públicas orientadas a potenciar la innovación y la internacionalización de cada uno de ellos.

Pero el escepticismo empresarial, porque tampoco hay presupuesto para grandes cambios, ha sido la tónica general. “Ha sido un acto de cara a la galería, que se valora, pero que no supondrá que nos mejore nuestra situación”, aseguraban, al finalizar el acto, unos empresarios de una compañía de reciclaje de productos electrónicos de Girona, hartos de la falta de financiación y de que las ayudas de la admistración “sean para empresas grandes, pero casi nulas para las que han comenzado hace pocos años". 

Ayudas estructurales de la UE

Mas, acompañado del conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, ha desgranado los puntos favorables de la economía catalana, basada, cada vez más, en la internacionalización. Pero lo que ha hecho el Govern, con el ánimo de dejar claro que no sólo está pendiente de la consulta soberanista, es ordenar por sectores la realidad económica del país, en ámbitos estratégicos, que había realizado previamente para adaptarse a lo que le pide la Unión Europea con la agenda RIS3 (Research and Innovation Smart Specialisation Strategy- Estrategia de Especialización Inteligente en investigación e innovación). Todas las regiones europeas deben presentar esos planes, porque las ayudas a fondos estructurales estarán muy condicionadas a esos esfuerzos.

El conseller Felip Puig, ha asegurado que lo que pide Europa, precisamente, “nos conviene, porque también creemos en ello”. El marco político de RIS3 surge de la estrategia Europa 2020 de la UE, y tiene como objetivo luchar contra las debilidades estructurales a través de tres prioridades: el crecimiento inteligente; el crecimiento sostenible y el integrador.

El Departament d'Economia ya tiene un detallado documento sobre esa necesaria especialización, siguiendo la agenda RIS3.

Mejores puestos de trabajo

¿Entonces que ha presentado este viernes el Govern de Artur Mas ante 2.500 empresarios? Según Mas la voluntad de constatar que la industria “debe seguir siendo un ámbito central para la economía catalana, con el objetivo de que represente el 25% del PIB en 2020”.

Ahora representa ya el 20%, y cumpliría con los objetivos europeos, pero el Govern quiere potenciar ese sector, porque es el que sigue generando “mejores puestos de trabajo”, y garantiza, también, la internacionalización de las empresas catalanas. El conseller Puig ha afirmado que, a partir de septiembre, el Govern trabajará con cada sector, de forma individual, para ver qué necesita, en qué puede mejorar, para incentivar la internacionalización y la innovación.

Los siete sectores son: la industria agroalimentaria; las industrias de la química, la energia y recursos; los sistemas industriales; la industria del diseño; la movilidad sostenible; salud y ciencias de la vida e industrias culturales y basadas en la experiencia. Todo ello ilustrado por un vídeo con atractivas imágenes sobre la potencialidad de la industria catalana.

Los acuerdos son con los agentes sociales

En el acto no han participado sindicatos o patronales. El departamento que dirige Felip Puig insiste en que se llamó a las empresas, directamente, sin el filtro de las patronales. “Pero los acuerdos y la unificación de criterios siempre se alcanzan con los agentes sociales”, recuerda un gestor empresarial.

En cualquier caso, han asistido los presidentes de las patronales, directivos de grandes empresas como Abertis, Comsa-Emte, Nissan, Seat, Gas Natural, La Caixa, Freixenet o Grífols, y muchas pequeñas y medianas empresas

Poco margen de actuación

Mas ha asegurado que el Govern no puede hacer gran cosa, aunque no quería dedicar el acto a los tradicionales agravios del Ejecutivo catalán. Pero ha insistido en que “ni podemos entrar en el mercado laboral con mayúsculas, ni podemos aplicar una política fiscal ni intervenir en el sector energético”, ámbitos que se reclaman como necesarios para ejercer el autogobierno.

Ante todo eso, Mas ha insistido en que “conjuntamente”, con los recursos existentes, “con el apoyo de todos”, se debería y podría avanzar.

Es lo que pretende ahora el President de la Generalitat, que necesita el máximo apoyo de la sociedad catalana, del mundo empresarial, para seguir adelante.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad