ICV constata ya que la consulta del 9N no se celebrará

stop

PROCESO SOBERANISTA

El líder de ICV, Joan Herrera, en el Parlament | EFE

13 de octubre de 2014 (13:18 CET)

Demasiado lejos. Pero traspasar el umbral, si la consulta no reúne todas las “garantías democráticas”, ya sería excesivo. ICV ha llegado hasta el final. Sus dos máximos dirigentes, Joan Herrera y Dolors Camats, han constatado este lunes que la consulta del 9 de noviembre no se celebrará tal y como se había planteado, y que si se opta por una alternativa “chapucera” y se “rompe la unidad”, ello sólo beneficiará al Gobierno español, y, por tanto, “el PP ganará”.

Joan Herrera, en una conferencia de prensa, ha asegurado que los partidos pro consulta están ahora en la “prórroga de la prórroga”, por lo que los plazos para poder celebrar el referéndum son, a su juicio, demasiado justos.

El PP, "alérgico a la democracia"

ICV ha elaborado algunas propuestas para que el 9N no acabe en nada, y con la voluntad de que se exprese de algún modo la ciudadanía, pero lejos de la consulta que se pretendía realizar. Según Herrera, ante un PP “alérgico a la democracia”, se buscará algún evento que demuestre el peso de los ciudadanos que quieren esa consulta.

Sin embargo, ICV comienza a pasar página. Para este martes ha convocado a su consejo nacional, que podría ser ya el momento decisivo en el que la formación ecosocialista se baja del autobús independentista. La formación defiende una consulta, pero dio libertad a todos sus afiliados, sin optar por la independencia. La fórmula decidida por la dirección ha logrado un gran apoyo entre la militancia.

Dolors Camats ha insistido este lunes que la alternativa al 9N, la que sea, debe ser decidida “unitariamente y avalada socialmente”, teniendo en cuenta que el 10N no se acabará nada. “El día 9 no se acaba nada ni nos tenemos que considerar vencidos, porque ésto no será un Plan Ibarretxe II, aquí nadie lo dejará de lado”, ha asegurado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad