El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, en una comparecencia en Bruselas el 26 de junio de 2019. Foto: EFE/EG

Borrell ningunea a Torra y Puigdemont solo aterrizar en la UE

stop

Josep Borrell rebaja el separatismo catalán a "una cuestión marginal" dentro de sus funciones como responsable de la diplomacia europea

Alessandro Solís

Economía Digital

El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, en una comparecencia en Bruselas el 26 de junio de 2019. Foto: EFE/EG

Barcelona, 04 de julio de 2019 (13:29 CET)

El ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, puso en su lugar a Quim Torra y Carles Puigdemont y ninguneó al independentismo nada más aceptar su cargo como el próximo alto represantante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior. El separatismo será, como mucho, "una cuestión marginal" dentro de sus funciones como responsable de la diplomacia europea.

Sus declaraciones de este jueves son una respuesta a la reacción inmediata del Govern de Torra a la noticia de su nombramiento. Y es que la portavoz Meritxell Budó optó por la ironía y una pizca de optimismo para referirse al nuevo cargo de Borrell y sus implicaciones para la "internacionalización" del conflicto catalán que ha impulsado Puigdemont desde su fuga a Bélgica.

Que el socialista catalán –conocido como la bestia negra del separatismo en el entorno de Torra y Puigdemont– se convierta en alto representante de la UE puede ser una noticia "positiva" para el independentismo, en el tanto ayudaría a colocar el procés en el centro del debate en Europa, especialmente si Borrell "sigue alimentando el conflicto".

No tan rápido, dice quien ha ejercido de ministro de Exteriores durante el último año. En una entrevista en RNE este jueves, Borrell afirmó que el independentismo catalán no es una cuestión de política exterior europea, sino "un problema interior de un país miembro" de la UE, que "será en todo caso una cuestión marginal".

"Cuando uno se pone el sombrero de un puesto de la Unión Europea, tiene que actuar en función del interés europeo, y a veces eso es difícil de asumir", añadió, explicando que su nuevo cargo público tiene como propósito "encontrar posiciones comunes" para abordar temas sensibles para los europeos, como "evitar que el pacto nuclear con Irán se vaya al garete definitivamente".

El Govern de Torra ironiza con el nombramiento de Borrell

El nombramiento de Borrell en la UE –que aún debe ser aprobado por la Eurocámara– fue una jugada maestra del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Por un lado, coloca a un hombre fuerte como dique contra Puigdemont en Europa, y por otro lado se queda sin un ministro incómodo en España para allanar el camino de pactos.

Budó, en declaraciones realizadas el miércoles, dijo que no tomarán "en positivo" la noticia. "Si (Borrell) sigue hablando de forma reiterada sobre el conflicto catalán en cada comparecencia, entenderemos que deja de ser una causa interna que se extenderá al marco de discusión del ámbito europeo", comentó.

El Govern consideró que Borrell "no para de encender fuegos por donde pasa y de crear conflictos diplomáticos" y lamentó que una de sus "últimas acciones" como ministro fue recurrir la apertura de delegaciones de la Generalitat en el extranjero.

Borrell responde a Torrent

Aún como ministro de Exteriores en funciones, Borrell respondió este jueves al presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, que reclamó el Gobierno un "pacto de claridad para fijar las circunstancias y las condiciones" para celebrar un referéndum para decidir el "status jurídico y político del país".

"No sé cuántas veces tenemos que repetir la evidencia. Ya no sabemos cómo decirlo. No existe ninguna posibilidad constitucional de celebrar un referéndum de secesión en España", dijo Borrell. "Tampoco hay nada en el derecho internacional que ampare un referéndum de autodeterminación en Cataluña. El señor Torra, el señor Torrent y todos los que apoyan la independencia, deben saberlo".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad