Oriol Junqueras cuando acudió a declarar a la Audiencia Nacional el 2 de noviembre. Aquel mismo día ingresó en prisión. EFE/Fernando Alvarado

Oriol Junqueras pide la libertad tras aceptar que es un exgobernante

stop

El exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, acata el 155 y asume que es un exgobernante para pedir la excarcelación ante la Audiencia

Manel Manchón

Economía Digital

Oriol Junqueras cuando acudió a declarar a la Audiencia Nacional el 2 de noviembre. Aquel mismo día ingresó en prisión. EFE/Fernando Alvarado

Barcelona, 21 de noviembre de 2017 (13:31 CET)

Cambio de escenario. Oriol Junqueras se suma a algunos consejeros del Pdecat para reclamar su salida de prisión. La campaña electoral se acerca y Junqueras desea participar, pese a que había decidido, con ERC, que la candidata podría ser la secretaria general del partido, Marta Rovira.

Junqueras ha pedido a la Audiencia Nacional su excarcelación, a través de su defensa, con el argumento de que fue ante la instancia judicial ya como “exmiembro del Govern”, aunque no quiso declarar, a diferencia de los miembros de la Mesa del Parlament, como su presidenta, Carme Forcadell, que salió en libertad tras declarar en el Tribunal Supremo y lograr 150.000 euros para su fianza.

El cambio es trascendental, porque, hasta ahora, Junqueras se había mostrado esquivo con esa posibilidad, y había asegurado que se encontraba tranquilo en prisión y que aprovechaba el tiempo para la reflexión y la oración.

Ahora, en su escrito de apelación, que dirige su defensa, asegura que después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución no hubo ninguna reunión del Govern, y, por tanto, no se tomó ningún acuerdo para desarrollar la llamada república catalana.

La actitud de Junqueras cambia la situación, con la idea de participar en la campaña del 21-D

La defensa, siguiendo un criterio muy similar al de los abogados de Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn, todos ellos del Pdecat, asegura que no existe el peligro de la reiteración de delitos --una de las causas de la prisión preventiva--, como el de rebelión, sedición o malversación, porque ya no son consejeros y no se han producido más reuniones del Govern.

Eso puede facilitar las cosas, a la espera de que el Tribunal Supremo se haga con toda la causa, con la idea también de modificar el delito de rebelión, al entender que se ajusta más el delito de “intento de rebelión” que comporta penas de prisión no tan largas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad