Junqueras se descarta como candidato a las generales y aún no sabe si se aliará con Mas para el 20D 

stop

La carrera hacia el 20D

El líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

en Barcelona, 13 de octubre de 2015 (23:03 CET)

Junts pel sí tiene abierto su famoso frente sobre si formará Govern o no con el respaldo de la CUP. Pero no es la única incógnita con la que tiene que lidiar la candidatura de Artur Mas, que está integrada por CDC, ERC, ex miembros del PSC e Iniciativa y caras conocidas de la sociedad civil. Junts pel sí aún no sabe si mantendrá esta estrategia de coalición de cara a las elecciones generales del 20 de diciembre.

La decisión depende en buena parte de ERC, que medita si repetir esa estrategia favorece o no a sus intereses. Fuentes republicanas explican que no tomarán una determinación de forma inmediata, que lo están meditando y se dan un plazo de por lo menos un mes para llegar a una resolución definitiva. O sea, que no se sabrá si hay o no repetición de la jugada hasta poco antes de los comicios.

Junqueras no irá a Madrid

Lo que sí tienen muy claro los republicanos es que su líder, Oriol Junqueras, no será quien encabece la lista independentista, sea conjunta o sea por separado, a las elecciones generales. Junqueras sabe que él y su partido se la juegan en la política catalana y no está dispuesto a perder la partida marchándose a Madrid en un momento tan crucial.

Junqueras tomó la decisión de integrarse en la lista de Artur Mas para las pasadas elecciones catalanas muy presionado por el president y su entorno. Algunos dirigentes de ERC consideraron que Junqueras había hecho el negocio de las cabras con esa fusión, ya que la presencia de los republicanos quedaba desdibujada en esa gran coalición.

Rescatado por García-Margallo

De hecho, Junqueras estuvo desaparecido durante la campaña, subsumido a la constante presencia en los medios del jefe de la lista conjunta, el ex ecosocialista Raül Romera, y del propio Mas. Fue el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien lo rescató del olvido al darle uno de los momentos estelares de la campaña con el famoso cara a cara en 8TV sobre el futuro de una hipotética Cataluña independiente en Europa.     

Además, la unión de CDC y ERC provocó que muchos votantes de los republicanos, descontentos con esa alianza, se inclinasen por la CUP, que pasó así de tres a diez escaños. ¿Ha perdido ERC parte de su potencial electoral por juntarse con Mas? ¿Tienen los republicanos todavía la oportunidad de recuperar su marca y a sus votantes perdidos?

La CUP no se presenta a las generales

Eso es lo que se están planteando estos días en el partido de Junqueras. En esta ocasión cuentan con un factor a su favor: la CUP no se presenta a las elecciones generales, por lo que ERC podrá quedarse para ella solita el voto independentista y de izquierdas. Además, a CDC, cuyas siglas están ya muy desgastadas por la corrupción y los recortes, le puede ir mal si se presenta en solitario.

El 20D es una buena ocasión para que los partidos independentistas midan sus fuerzas. Pero también es posible que Mas y CDC vuelvan a poner toda su energía mediática al servicio de la idea de la gran coalición y que Junqueras sucumba de nuevo a la presión como ya ocurrió en las semanas previas al 27S.

¿Candidato alternativo?

Pase lo que pase, Junqueras se quedará en el Parlament al pie del cañón, observando la jugada e intentando sacar tajada. Si la CUP cumple su promesa y no hace presidente a Mas, lo más probable es que haya nuevas elecciones autonómicas. Pero no se puede cerrar la puerta a la opción de que sea otro candidato quien se convierta en presidente de la Generalitat y trate de llevar a Cataluña a la independencia. Si eso ocurre, Junqueras estará ahí sabedor de que a río revuelto, ganancia de pescadores.

   

     

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad