Sánchez habla con Torra en la inauguración de los Juegos Mediterráneos, el 22 de junio en Tarragona, al lado del rey Felipe VI.EFE/JD

Junts per Catalunya propone una nueva ofensiva contra el Rey

stop

El independentismo alienta una comisión de investigación en el Parlament sobre las cuentas de Juan Carlos I y las presiones del Rey a empresas catalanas

Iván Vila

Economía Digital

Sánchez habla con Torra en la inauguración de los Juegos Mediterráneos, el 22 de junio en Tarragona, al lado del rey Felipe VI.EFE/JD

Barcelona, 12 de noviembre de 2018 (13:22 CET)

El independentismo ha convertido a la monarquía en su enemigo favorito. Su última iniciativa, después de aprobar la reprobación del Parlament al Rey Felipe VI, es crear una comisión de investigación en el mismo Parlament para fiscalizar las actividades de la familia real.

La iniciativa parte del grupo de Junts per Catalunya (JpC) y para que salga adelante apelará a los grupos que ya aprobaron aquella resolución crítica con el Rey, posteriormente recurrida por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional. Es decir, a ERC y Catalunya En Comú Podem (CECP). Sus votos, sumados a los de JpC, bastarían para activar la comisión.

"Hay una mayoría suficiente para sacar adelante esta comisión de investigación y para que no queden impunes las actividades irregulares de la familia real española", dijo el vicepresidente primero de la Mesa del Parlament, Josep Costa, que explicó que la comisión se pretende que indague en torno a tres ejes.

Suplantar a los tribunales

El primero, las "estructuras de corrupción que ya se ha demostrado que existen" con la sentencia del caso Noos, por la que cumple condena el cuñado del rey, Iñaki Urdangarín, pese a tratarse de un tema que ya investigaron los tribunales.

La segunda línea de trabajo de la comisión serían las "presuntas cuentas irregulares" del rey emérito, Juan Carlos I, en relación a las afirmaciones hechas por la antigua amiga del rey Corinna zu Sayn-Wittgenstein, que le acusó de tener cuentas en Suiza.

La tercera, es el papel de Felipe VI en las supuestas presiones que, según publicó el diario Ara, se aplicaron a empresas catalanas en torno al 1-O para que cambiaran su domicilio fiscal fuera de Cataluña.

Los ataques a la monarquía se han convertido en el blanco favorito de los independentistas, que, insisten en que hay un 80% de la sociedad catalana contraria al Rey. De hecho, se han convertido en una parte esencial de su relato para justificar su republicanismo.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad