La Generalitat vende hasta las estafetas

stop

El gobierno catalán quiere desvincularse de otros 13 inmuebles para ingresar 215 millones

Artur Mas, este martes, en el Palau de la Generalitat./EFE/Toni Albir

05 de marzo de 2014 (10:49 CET)

La Generalitat de Catalunya vuelve a recurrir a la venta de inmuebles para obtener liquidez y rebajar el déficit al 1% del PIB. Después de subastar las sedes de Ensenyament, Agricultura, Territori y Economía, es el turno de los edificios principales de Justicia, Interior y Benestar Social.

La subasta, que incluirá otros diez inmuebles, se convocará en los próximos días y con ella, el gobierno presidido por Artur Mas (CiU) pretende ingresar hasta 215 millones de euros. La sede de Benestar, situada en el Paseo Taulat –en el distrito 22@--, es la joya de la venta. Con ella, la Generalitat prevé obtener cerca de 35,2 millones.

Instalaciones de Economía

Un edificio de oficinas en la calle Pere IV, que se ha tasado en 28 millones, será el segundo inmueble que partirá con el importe más elevado. Por su parte, la sede de Justicia, en la calle Caspe, está valorada en 23,5 millones.

A ellos se sumarán dependencias de la conselleria de Economía, dirigida por Andreu Mas-Colell. Concretamente, se pondrán a la venta las oficinas de calle Pamplona, cuyo precio partirá de los 22,3 millones. El personal de cada uno de los departamentos podrá seguir en las oficinas como inquilinos por un periodo mínimo de cinco años y un máximo de 20.

La estrategia del gobierno catalán

La nueva estrategia del gobierno de CiU es dejar atrás los históricos y céntricos edificios a los que se trasladó el Ejecutivo del Tripartit, que en época de bonanza compró caro y que ahora supone un lastre importante para las cuentas de la Generalitat. Mas prefiere los barrios periféricos, más baratos.

La idea, según el director general de Patrimonio, Salvador Estapé, es que con la concentración en nuevas áreas de Barcelona, se podría reducir un 45% la superficie de oficinas actual, con lo que se pasaría de 377.000 a 207.000 metros cuadrados. Con ello se ahorraría un 20% en alquileres, y disminuiría un 50% los costes asociados a los edificios, como servicios o suministros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad