Las dudas de Romero de Tejada agrietan la Fiscalía

stop

9N

Romero de Tejada, en Barcelona | EFE

20 de noviembre de 2014 (21:01 CET)

José María Romero de Tejada no ha roto la jerarquía de la Fiscalía por convicción en su insurrección. El cisma que sacude el Ministerio Público desde que Artur Mas llevase a cabo su consulta el 9N nació de un paso en falso provocado por sus dudas: buscar el apoyo de sus compañeros en la Fiscalía de Cataluña. Los fiscales de sala, que el miércoles dieron su apoyo al fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, han criticado ese comportamiento asambleario.

Romero de Tejada se creó un problema a sí mismo al buscar un consenso tras recibir el primer borrador de la querella que esbozó Torres Dulce el 10 de noviembre, señalan varios fiscales. La presión de los fiscales progresistas, cuyo peso en la Fiscalía de Cataluña es dominante, ha sido clave. A ellos también se ha unido su antecesor en el cargo, Martín Rodríguez Sol, que aunque es de tendencia conservadora, mostró unas posiciones claras a favor del referéndum.

Reuniones o asambleas

El fiscal superior de Cataluña se reunió en Madrid con Torres-Dulce el día 12. En el encuentro, se acordó rebajar el contenido del primer esbozo. Así, se centraba la acusación únicamente en Artur Mas y en la vicepresidenta Joana Ortega. La reunión sirvió a Romero de Tejada para encontrar un respaldo con el que enfrentarse a sus compañeros en Barcelona. Las dos partes estaban de acuerdo y el fiscal general del Estado se tomó la licencia de dejar en manos de los fiscales catalanes el proceso.

La sorpresa se produjo cuando en una nueva reunión, el 17, Romero de Tejada se encuentra con que sólo él y el teniente fiscal, Francisco Bañeres, están dispuestos a seguir con las órdenes de Madrid. Cambian el sentido de su voto, y finalmente los fiscales catalanes deciden por unanimidad no presentar la querella. Los máximos impulsores de la decisión son Teresa Compte, ex fiscal superior de Cataluña y de tendencia progresista y el propio Rodríguez Sol. También están en esa lista Assumpta Pujol, Nieves Bran, Juan José Pérez de Gregorio y Rosario Beguer. Eduardo Laguna, que en un principio también votó a favor de la querella, también se pasó al grupo.

Hartazgo en Barcelona

Los fiscales de Barcelona han marcado distancias con las idas y venidas de Romero de Tejada. La máxima responsable del ministerio publico a nivel provincial, Ana Maria Magaldi, ha negado que exista una insurrección de fiscales en Cataluña. En rueda de prensa, ha expresado el malestar que hay en el Ministerio Público por el intento de hacer ver que todos los fiscales catalanes se habían levantado en contra de la decisión del fiscal general del Estado.

Nada más lejos de la realidad. El criterio para tramitar las denuncias que se presentaron el día 9N contra Artur Mas por la consulta dista mucho del expresado por la Fiscalía Superior de Cataluña. En Barcelona, las órdenes imperantes son tramitar las denuncias e investigar ya que existen indicios de delito.

La querella, en marcha

Torres-Dulce, que iba camino de cometer el mismo error que Romero de Tejada, ha cortado por lo sano. Él escribirá la querella de su puño y letra. Otro asunto será en qué fiscal recaerá la labor de seguir adelante con el proceso en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC).

La tarde del jueves, Torres-Dulce quitaba hierro a lo sucedido en los últimos diez días. Reducía el conflicto a una discrepancia jurídica que se ha solventado con el informe de la Junta de Fiscales de Sala. Todo ello, ha señalado Torres-Dulce, demuestra que los mecanismos del estatuto del Ministerio Fiscal han funcionado con “absoluta normalidad”. Seguramente, Romero de Tejada, también dudará de eso. Y esta vez acertará.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad