Las 'trampas' de los presupuestos de la Generalitat

stop

ACUERDO CIU-ERC

Núria de Gispert y Mas-Colell, con el lápiz de los presupuestos./EFE/Alberto Estévez

05 de noviembre de 2013 (22:47 CET)

Los ingresos por el impuesto de Sucesiones pueden ser previsibles. De hecho los distintos gobiernos del tripartito, en los últimos años, cumplían sus previsiones. El Govern de CiU, junto con Esquerra Republicana, han recuperado el impuesto para 2014. Y la idea es ingresar 108 millones de euros durante todo el año, aunque quienes lo deban pagar tendrán seis meses para cumplir con la Generalitat. Pero ahí llega la previsión.

CiU y ERC fían cuadrar las cuentas de 2014 a la venta de patrimonio y a los ingresos por nuevas tasas que serán de difícil cobro: 39,9 millones por el impuesto a grandes establecimientos; 38,5 millones por alojamiento en establecimientos turísticos; 21,6 millones por el impuesto sobre la producción termonuclear de energía eléctrica. Con todo ello, junto con otras tasas, y la venta de activos y concesiones e ingresos patrimoniales, se prevé ingresar 2.618 millones de euros.

Cumplir con el 1% de déficit

¿Voluntarista? El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, no quiso concretar más. Esos son los ingresos que se prevén, tras “muchas reuniones con Esquerra Republicana”. Y es que los republicanos han querido minimizar todo lo posible la posibilidad de nuevos recortes en el presupuesto de 2014, que mantiene el gasto del pasado año: 20.332 millones, por los 20.373 millones en 2014.

¿Pero eso es sostenible? El titular de Economia tampoco entró a valorar qué activos acabarán proporcionando esos ingresos, ni qué concesiones.

La obligación del Govern es cumplir con el objetivo de déficit del 1% en 2014. Y CiU y ERC han pactado cargar las tintas en el capítulo de ingresos y no el de gastos, porque, según Mas-Colell, “se ha llegado al límite, después de reducir un 22% el gasto en los últimos cuatro años”. Los presupuestos señalan que el gasto público por habitante en Catalunya será el mismo en 2014 que en 2004, teniendo en cuenta que en ese lapso se ha incrementado la población. Respecto a los ingresos, en 2014 serán equivalentes a los ingresos corrientes de 2005.

Reducción de empresas, pero no de personal

Pero los mayores ingresos en 2014 se consideraron este martes, por la oposición, PSC, Ciutadans e ICV, como “un acto voluntarista”, que persigue, en realidad, un objetivo político: la celebración de la consulta soberanista en 2014, que tiene un presupuesto asignado de 10,6 millones de euros.

El presupuesto, por tanto, asciende a 20.373 millones de euros, con un aumento del gasto social, según Mas-Colell, que pasa de representar el 67,68% de 2010, a un 71,1% en el conjunto de las cuentas públicas.

La intención de CiU y ERC ha sido la de no entrar, en ningún momento, en el capítulo de personal de la Generalitat, lo que contrasta con la reducción de organismos y empresas públicas. Se reduce en número, pero no en personal. ¿Dónde está entonces el ahorro? El conseller Mas-Colell admitió, en la presentación de las cuentas que se pueden hacer dos cosas: o disminuir el número o reducir la masa salarial, y se ha optado por lo segundo, manteniendo la supresión de la paga extra.

¿Ajuste laboral?

Así, en cuanto a la reducción de empresas públicas, de las 268 registradas en 2011, se pasa a 209. Se trata de una supresión de 57 entidades, el 23,7%, con el objetivo de cumplir el plan de racionalizción y simplificación del sector público de la Generalitat.

Sin embargo, el personal prácticamente se mantiene. El número de altos cargos, eventuales y personal directivo se reduce al pasar de los 711 contabilizados en 2010 a los 512 de 2014. Pero, respecto al presente año, con presupuestos prorrogados, sólo se ha reducido de 518 a 512.

“No sé si son muchos o no, pero son los que son”, ha afirmado Mas-Colell. Respecto a los trabajadores públicos, se pasa de 164.527 a 164.384, 143 menos; y en cuanto al personal laboral se pasa de 58.415 a 57.789, con una reducción de 626 personas. En total, el ajuste del personal del sector público ha pasado desde 2010 de 226.322 a 222.685 en 2014. ¿Se ha producido, en realidad, un ajuste?

La deuda, ¿del tripartito o de CiU?

Otra de las cuestiones esenciales para CiU es recordar la deuda de la Generalitat, cargando contra los anteriores gobiernos del tripartito. Lo hizo Mas-Colell, y horas más tarde, el portavoz parlamentario de CiU, Jordi Turull. Esa crítica a la herencia no le importa a Esquerra Republicana, que, bajo la presidencia de Oriol Junqueras, se considera un partido nuevo, aunque una de las portavoces parlamentarias de los republicanos, Ana Simó, era una de las dirigentes del mismo partido que presidía Joan Puigcercós en el mandato del President José Montilla.

Mas-Colell lo hizo. Y recordó que la deuda en 2014 ascenderá hasta los 59.914 millones de euros, aunque con un dato algo positivo, y es que el vencimiento medio de esa deuda es de 6,5 años, es decir, que se podrá refinanciar con una cierta tranquilidad, gracias, por ahora al Fondo de Liquidez Autonómica que proporciona el Gobierno central, con tipos de interés asumibles, que Mas-Colell no tuvo empacho en admitir.

En el presupuesto se fijan 8.718 millones de euro como ingresos por endeudamiento, con una amortización de 6.825, y un pasivo, por tanto, de 1.892 millones, que casi corresponde a ese 1% de déficit que se prevé para 2014.

Pero es que la deuda de la Generalitat se ha incrementado, de forma notable, en los años de gobierno de Artur Mas. Ha pasado de un 17,8% al 30,3% del PIB en 2014. O de 25.402 millones de euros en 2009, a 59.914 millones de euros en 2014. Mas-Colell consideró que se trata de hacer frente a inversiones que puso en marcha el tripartito, “y que se tuvieron que pagar y se siguen pagando”. Pero esas son las cifras.

Carta a los Reyes

En cualquier caso, CiU ha logrado el apoyo de Esquerra, cediendo en ese principio de los republicanos: minimizar los recortes, y prever ingresos que serán difícil de lograr.

En la carta a los Reyes, Mas-Colell situó posibles ingresos por la disposición adicional tercera del Estatut, sobre inversiones en infraestructuras, la aplicación de un nuevo modelo de financiación con efectos retroactivos a 1 de enero de 2014; la compensación por el aumento del IVA; la compensación o desbloqueo sobre los depósitos bancarios; o la retirada de recursos contra la tasa por la expedición de productos médicos o las tasas judiciales.

Son los “ingresos políticos”, que defendió Mas-Colell, y que serán el argumento central de la reivindicación de Esquerra Republicana, en contra del Gobierno central.

Pero, ¿entrará ERC en el Govern? Por ahora, en palabras de Mas-Colell, lo más tangible es que existe “una mayoría parlamentaria”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad