Ada Colau y Pedro Sánchez se reunieron este viernes en el hotel donde se aloja el presidente del Gobierno poco antes del inicio del consejo de ministros que se celebra en Barcelona. /EFE/Pool Moncloa/Borja Puig De La Bellacasa

Los concejales independentistas de Barcelona abandonan el pleno

stop

Toda la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona reprocha a la alcaldesa Colau que llegue media hora tarde al pleno porque atendía a la prensa

Josep Maria Casas

Economía Digital

Ada Colau y Pedro Sánchez se reunieron este viernes en el hotel donde se aloja el presidente del Gobierno poco antes del inicio del consejo de ministros que se celebra en Barcelona. /EFE/Pool Moncloa/Borja Puig De La Bellacasa

Barcelona, 21 de diciembre de 2018 (11:33 CET)

Los concejales independentistas del Ayuntamiento de Barcelona abandonaron el pleno de este viernes para solidarizarse con los manifestantes que protestan por el Consejo de Ministros que se celebra en la ciudad.

Los grupos municipales del Pdecat, ERC y la CUP, así como los concejales no adscritos Juanjo Puigcorbé y Gerard Ardanuy, abandonaron el pleno para sumarse a las protestas por la presencia de Pedro Sánchez y sus ministros en Barcelona.

Todos los grupos de la oposición reprocharon a la alcaldesa, Ada Colau, que el pleno se iniciara con más de media hora de retraso porque atendía a la prensa después del desayuno que mantuvo con Pedro Sánchez. No criticaron que se reuniera con el presidente del Gobierno, sino que prefiriera informar antes a la prensa que a los concejales del contenido de este encuentro. Le recriminaron que, mientras atendía a la prensa y “se hacía fotos”, la estaban esperando para iniciar el pleno.

De forma unánime, los portavoces de los grupos de la oposición calificaron la actitud de la alcaldesa de “desprecio” hacia el pleno. Xavier Trias (Pdecat) afirmó que es “insólito que la estemos esperando mientras se está haciendo fotos”.

Carina Mejías (Ciudadanos) le recriminó que explicara a la prensa el contenido de la reunión con Sánchez antes de que informase al plenario. Le recordó que el pleno podía empezar sin su presencia si así lo hubiera dispuesto el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. Le exigió que hiciera un “llamamiento a la calma porque hay quien quiere convertir la ciudad en un escenario de disturbios”.

Coollboni (PSC): “es una falta de respeto”

Jaume Collboni (PSC) insistió en que “no iniciar el pleno porque se está atendiendo a los medios de comunicación es una falta de respeto”. Le exigió que “no introduzca más inestabilidad”. Defendió que el pleno continuase porque representan a los ciudadanos de Barcelona.

Alberto Fernández (PP) afeó su “actitud reprobable” por  “buscar la foto” después de una reunión “improvisada” con Sánchez en la que no le planteó cuestiones como el transporte público. Pidió a la alcaldesa que no convierta “el ayuntamiento en una herramienta útil del independentismo radical”. Añadió que “a los CCDR se les está consintiendo todo”.

Colau dio la “bienvenida a las manifestaciones siempre que sean pacíficas”. Hizo un llamamiento a la calma y, luego, prosiguió con el pleno. En este momento ya se habían ido los concejales independentistas.

La alcaldesa se reunió durante una hora y media con el presidente del Gobierno. Según relató Colau, esta le planteó dos cuestiones: la reforma de la ley de arrendamientos urbanos y la convocatoria de una comisión bilateral entre la ciudad de Barcelona y el Estado en materia de inversiones. Colau aseguró que había arrancado el “compromiso” de Sánchez sobre la primera cuestión y que plantearía a la ministra Meritxell Batet la conveniencia de una reunión bilateral.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad