Mas confía que las detenciones en CDC "no afectarán" a las negociaciones con la CUP

stop

La resaca electoral

Artur Mas en una imagen de la semana pasada.

en Barcelona, 21 de octubre de 2015 (13:52 CET)

¿Pueden ser las detenciones en CDC la puntilla que lleve a la CUP a cortar toda relación con Artur Mas? El president de la Generalitat cree que no. Piensa que estas detenciones "no afectarán" ni a la negociación de Junts pel sí con la CUP ni al proceso independentista.

Y es que Mas considera que la CUP culpará al Estado de las sospechas que recaen sobre CDC: "El Estado seguirá actuando", ha explicado este miércoles en rueda de prensa. "Hay que abstraerse de la sobreactuación que están llevando a cabo la Fiscalía y la Guardia Civil y seguir adelante", ha añadido.

Objeto de caza mayor

En su opinión, las detenciones del tesorero de CDC, Andreu Viloca, y de seis empresarios realizadas este miércoles a instancias de un Juzgado del Vendrell en el marco de las investigaciones sobre el pago de presuntas comisiones por adjudicación de obra pública, no pueden desligarse "de la actual situación política".

En resumen, Mas considera que su partido es "objeto de caza mayor" por parte del Gobierno central. El president ha dedicado buena parte de la rueda de prensa a defenderse de la sospecha de corrupción que planea sobre su partido desde hace ya una década.

"Los expedientes son impecables"

Ha asegurado que está "muy tranquilo" y convencido de que los investigadores "no encontrarán nada", porque "los expedientes de Infraestructuras de Catalunya son impecables" y porque la Generalitat tiene un sistema de adjudicación de obra pública "súper garantista" y "súper transparente".        

Mas ha comparecido tras firmar el decreto para la constitución del nuevo Parlament, que tendrá lugar el próximo lunes 26 de octubre. La Cámara quedará constituida sin que haya todavía acuerdo para formar un nuevo Govern.

Optimismo sobre las negociaciones

Las negociaciones entre Junts pel sí, la lista de Mas que tiene 62 diputados, y la CUP, que cuenta con 10 escaños, avanzan de forma lenta. Aun así, Mas se ha mostrado "optimista". El president mantiene la esperanza de ser reelegido para el cargo gracias a los votos de la CUP y evitar así una nueva convocatoria electoral.

No obstante, desde la formación anticapitalista ya han avisado por activa y por pasiva que no quieren a Mas de presidente de la Generalitat porque lo vinculan con la corrupción y los recortes. Aunque Mas sostiene la contrario, es posible que las detenciones de hoy no contribuyan a desencallar esas negociaciones.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad