Mas se niega a marcharse y convocará elecciones si la CUP no le apoya

stop

Las negociaciones para investirlo continuan, a la espera de lo que suceda en las generales del 20D

Artur Mas / EFE

Barcelona, 11 de diciembre de 2015 (12:46 CET)

¿Se irá Artur Mas? No. El presidente de la Generalitat en funciones rechaza dar un paso atrás para posibilitar la investidura de otro candidato de Junts pel Sí, tal y como insiste la CUP.

En la recta final de las negociaciones, y sometido a una gran presión, porque la formación anticapitalista quiere concreciones, en materia sanitaria y educativa, además de rechazar su propia figura como president, Mas insiste en que el proceso soberanista sólo tiene sentido con él al frente. O, en todo caso, "no saldrá adelante si queda en manos de la CUP"

Mas señaló con rotundidad su posición en una entrevista en 8TV, en la que insistió en que poner un precio a la presidencia de la Generalitat, como a su juicio, está haciendo la CUP, le incentiva a seguir adelante.

Negociaciones hasta el 22 de diciembre

Esas afirmaciones llegan justo antes de la última semana de la campaña electoral del 20D, con un cambio en las expectativas de voto, y con la impresión, por parte de los independentistas, de que la recuperación en las encuestas de Podemos podría ser una buena noticia para sus intereses, y es que Pablo Iglesias ha prometido que convocaría un referéndum en Cataluña. 

Pero todo eso no servirá de nada si Mas no es investido por la CUP. La fecha límite para los anticapitalistas es el 22 de diciembre. En ese momento se detendrán las negociaciones, y todo quedará pendiente de la asemblea del 27.

Presión de sus propias filas

El candidato de Democràcia i Llibertat, el nuevo nombre de Convergènicia, al Congreso, Francesc Homs, se ha mostrado convencido de que habrá acuerdo, y que "muchos se quedarán con un palmo de narices". Según Homs pasarán dos cosas: un buen resultado de las fuerzas soberanistas el 20D, que las encuestas no muestran, y un acuerdo de investidura con la CUP para iniciar la hoja de ruta independentista en la nueva legislatura.

La cuestión es que si no llega, Mas tiene claro que habrá elecciones de inmediato, en las primeras semanas de marzo, según la ley. "La CUP no puede liderar este proceso", repitió Mas en la misma entrevista en varias ocasiones. Es decir, Mas no quiere ir. No se irá. A menos que reciba una gran presión desde sus propias filas, que no parece ahora que se puedad producir.



Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad