Pedro Sánchez delegará en Patxi López cuando entregue el acta

stop

El ex líder del PSOE no votará este sábado, porque quiere mantener toda la legitimidad con la idea de forzar un congreso extraordinario

Pedro Sánchez y Patxi López, difuminado, en el Congreso./EFE/Chema Moya

Barcelona, 29 de octubre de 2016 (06:00 CET)

Pedro Sánchez tiene un plan. Y ha elegido a Patxi López para que mantenga la llama del sector del PSOE que se ha opuesto a la investidura de Mariano Rajoy. El ex lehendakari será su hombre en el Congreso, cuando entregue el acta de diputado.

Sánchez ha recibido en las últimas horas numerosas presiones y opiniones de sus afines valorando todas las consecuencias de su decisión. Pero la idea y el plan se mantienen. El ex líder del PSOE dejará el acta de diputado, y no votará en la segunda sesión del debate de investidura de este sábado de Mariano Rajoy.

Este viernes tenía pensado dejar el acta de diputado, pero Sánchez ha preferido valorar todas las opiniones. Estuvo en su despacho en el Congreso, y salió cargado de cajas. La explicación es que se traslabada a un despacho más pequeño, tras dejar de ser el secretario general del PSOE y el referente socialista en el Congreso. Pero, según distintas fuentes socialistas, se trata de una despedida.


Mantener la legitimidad

Sánchez no quiere perder la legitimidad para volver a recuperar el poder en el partido, y tampoco estaba dispuesto a abstenerse en la investidura de Rajoy. Si votara en contra del líder del PP, desobedeciendo la decisión del comité federal del PSOE y de la gestora del partido, que preside Javier Fernández, con el mandato férreo de Susana Díaz, se convertiría en un regalo para sus adversarios.

¿Cómo podría hacerse respetar si llega a ser, de nuevo, secretario general, cuando desobece una decisión votada en el comité federal, el máximo órgano del partido entre congresos? Eso ha pesado de forma clara en el ánimo de Sánchez, que quiere seguir adelante con su plan.

Patxi López, y Borrell, piezas clave

La hoja de ruta de Sánchez pasa por delegar en Patxi López como su hombre en el Congreso, y con un equipo en el que estará Josep Borrell, que quiere defender hasta el final las tesis de Sánchez, que pasan por convocar primarias y un congreso extraordinario. Nadie en el equipo de Sánchez, según distintas fuentes, descarta a Borrell como posible candidato a la Moncloa.

Pero antes, Sánchez debe demostrar que puede darle la vuelta al PSOE, tras la elección de la gestora, y que puede derrotar a Susana Díaz, sea él mismo o alguien de su equipo, como el propio Patxi López.


El PSOE que investirá a Rajoy

Y todo pasa, ahora, por la entrega de las firmas necesarias para forzar ese congreso. Fueron las agrupaciones socialistas las que iniciaron la recogida, impulsadas por el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, quien asegura que ya han alcanzado el objetivo para poder convocar ese congreso: la mitad más uno de los militantes del partido, según los estatutos del PSOE, unas 95.000 firmas.

Ese es el PSOE que se va a encontrar Mariano Rajoy, que será reelegido presidente del Gobierno este sábado, gracias a las abstenciones de los diputados socialistas, salvo los siete del PSC, y otros diputados como Odón Elorza, o Margarita Robles, casi a título personal.

En el caso de los afines a Sánchez, la estrategia pasa por aceptar ahora la decisión del comité federal. Y Patxi López, según apuntan las mismas fuentes, se abstendrá. La consigna es que la gestora no pueda acusarles de desleales al partido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad