Por qué Luis Delso ha pedido volver a declarar ante el juez del caso Pujol

stop

Por dos veces, ha solicitado el sobreseimiento de las actuaciones en su contra y, como el juez lo ha desestimado, ahora comparece en compañía de los miembros del consejo de administración de Isolux, incluido el ex ministro Javier Gómez Navarro

Carlos Sumarroca, Jordi Pujol Jr y Luis Delso

Barcelona, 07 de marzo de 2016 (01:00 CET)

El presidente de Isolux, Luis Delso, volverá a declarar mañana martes como investigado, a petición propia, ante el juez José de la Mata para esclarecer sus negocios con Jordi Pujol Ferrusola y, concretamente, por qué le pagó 15,2 millones de euros por una participación en un proyecto turístico de México que el primogénito de los Pujol había comprado dos años antes, por tan solo 1,3 millones de euros.

En su anterior declaración judicial, en noviembre de 2014, el abogado defensor de Luis Delso pidió el sobreseimiento de las actuaciones contra su cliente, pero el juez lo desestimó por considerar que no se había aclarado la operación de Azul de Cortez, con la cual Jordi Pujol júnior consiguió multiplicar por doce su inversión.

Una plusvalía de 14 millones de euros en dos años

Según las investigaciones, el primogénito de los Pujol adquirió en 2006 un 21,5% del fideicomiso –una figura legal mexicana que incluye terreno y posibilidades de negocio– de Azul de Cortez, en el estado de Baja California, donde se proyectaba un campo de golf, una marina, hoteles y una área residencial. Dos años más tarde vendió sus derechos a Isolux con una plusvalía de cerca de 14 millones de euros.

Después que tanto la fiscalía como el juez instructor desestimaran, por dos veces, el sobreseimiento de las actuaciones contra Luis Delso, su abogado solicitó comparecer voluntariamente en compañía de los doce miembros que formaban el consejo de administración de Isolux cuando se realizó la operación de Azul de Cortez.

Entre los citados se encuentra Javier Gómez Navarro, ex ministro de Comercio y Turismo de un gobierno de Felipe González, que declarará hoy lunes como testigo.

El caso está causando "daño en la reputación" de Delso y de Isolux

La defensa argumenta que el proceso está causando "daño en la reputación" tanto de Luis Delso como de Isolux y, por este motivo, han solicitado esta nueva declaración ante el juez José de la Mata.

En su anterior comparecencia en la Audiencia Nacional, en aquella ocasión ante el juez Pablo Ruz, Delso aseguró que, de todos los contratos que Isolux firmó con las empresas de consultoría de Jordi Pujol Ferrusola, personalmente tan solo intervino en uno, precisamente en el de Azul de Cortez. Delso siempre ha negado haber pagado comisiones.

Jordi Pujol júnior asesoró una adjudicación de autopistas

Isolux realizó diversos pagos a las empresas de Jordi Pujol júnior por supuestos asesoramientos en Gabón, relativos a proyectos de electrificación, y en México. Según la anterior declaración de Delso, los servicios de consultoría prestados por la empresa Inicitives Marketing i Inversions, administrada por el primogénito de los Pujol, fueron fundamentales para la adjudicación a Isolux de la autopista de Santillo a Monterrey por 190 millones de euros. Los honorarios de Pujol fueron de 1,1 millones de euros más IVA.

La fiscalía sospecha que las facturas emitidas por las empresas de Jordi Pujol Ferrusola a Isolux serían falsas. Luis Delso es investigado por presunto blanqueo de capitales y falsedad documental. En su anterior declaración judicial, Delso defendió los pagos al primogénito de los Pujol con el argumento que le facilitó negocios. Sobre las plusvalías que obtuvo Pujol con la operación de Azul de Cortez, el presidente de Isolux lo justificó porque cuando vendió su parte se habían conseguido los permisos administrativos.

El juez también investiga a la familia Sumarroca y a Gustavo Buesa

Por las operaciones mexicanas de Jordi Pujol Ferrusola, el juez José de la Mata también investiga a tres empresarios catalanes: Gustavo Buesa, Carles Sumarroca Claverol y a su hijo, Cales Sumarroca Coixet.

La familia Sumarroca pagó, a través de EMTE, cerca de 150.000 euros a Jordi Pujol júnior por un estudio de implantación en México.

Gustavo Buesa, presidente del grupo de gestión de residuos GBI, le pagó 243.000 euros en concepto de asesoramiento para un proyecto de recogida de basuras en Ecatepec, en el estado de Morelos, y para que le buscara socios y posibles negocios en las ciudades de Puerto Vallarta, Querétato, Acapulco y en el Distrito Federal.

En México, Jordi Pujol Ferrusola ha participado en operaciones relacionadas con promociones inmobiliarias, hoteles de lujo, telecomunicaciones, recogida de residuos, minicentrales eléctricas e, incluso, en casinos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad