PP y PSOE improvisan un 'plan B' para sus líderes por la baja participación

stop

ELECCIONES 21-O

El lehendakari López y su mujer, Begoña Gil | EFE

21 de octubre de 2012 (15:25 CET)

Las sedes de los grandes partidos españoles, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE), hierven desde que este mediodía se han conocido los datos de abstención en Galicia y Euskadi. Las encuestas internas que ambas formaciones manejaban para preparar las estrategias a seguir a partir del cierre de los colegios así como los hipotéticos pactos se han ido al traste. "Las hemos desechado", se sincera uno de los responsables de estrategia electoral del PP bajo condición de anonimato. Los de Mariano Rajoy están convencidos, sin embargo, que retendrán la Xunta; internamente temen un resultado peor en Euskadi al esperado.

Durante la tarde, los especialistas calcularán como la baja participación puede alterar los resultados previstos para que el aparato de cada formación sepa cómo actuar a partir de las ocho de la noche. Las cocinas trabajan preparando un plan B por si el esquema previsto cambia por la alta abstención. De este modo, aún está por decidir qué líderes comparecerán y sobre todo cuando, así como los primeros mensajes que se transmitirán. En el PSOE los primeros espadas están alerta ya que estiman que en Galicia los votantes tradicionales del PP han pasado ya, en su mayoría, por las urnas. Por esta razón opinan que Alberto Nuñez Feijóo (PP) podría perder el escaño de Pontevedra que le daría la mayoría absoluta y, por lo tanto, un nuevo mandato en la Xunta.

Euskadi

La participación de los vascos en la jornada electoral hasta las 12 del mediodía ha sido del 14,8%, 2,4 puntos menos que la registrada en las elecciones autonómicas de 2009 a la misma hora, según ha informado en comparecencia pública el viceconsejero de Interior, Raúl Fernández de Arroiabe. Por territorios, donde se ha registrado una mayor participación ha sido Guipúzcoa, con un 16,4%, aunque 2,8 puntos menos que en los anteriores comicios. Por su parte, en Vizcaya, la participación se sitúa en el 13,9%, 2,6 puntos menos que en 2009. Álava ha registrado un índice de participación del 14,2%, 0,7 puntos menos que en las anteriores elecciones autonómicas.



Galicia


La participación de los gallegos está, según datos de las 12 del mediodía, más de tres puntos por debajo de las cifras de la última convocatoria electoral, en 2009, y en la que Feijóo llegó al poder. En la segunda rueda de prensa que ha ofrecido la Xunta de Galicia desde Santiago de Compostela se ha indicado que los datos de participación rondan el 12,71% de los electores, mientras que a la misma hora hace cuatro años el porcentaje de gallegos llamados a las urnas que habían participado era ya del 16,10%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad