Primeras voces en la CUP a favor de hacer presidente a Mas

stop

La resaca electoral

Julià de Jòrda junto a Antonio Baños, líder de la CUP.

en Barcelona, 30 de septiembre de 2015 (12:35 CET)

¿Cumplirá la CUP su promesa de campaña de no hacer presidente de la Generalitat a Artur Mas? Ésa es la gran pregunta que, tres días después de las elecciones, planea sobre la política catalana. La lista de Mas, Junts pel sí, logró 62 diputados el domingo. La mayoría absoluta se sitúa en 68 en el Parlament. Así, para poner en marcha su plan secesionista, Mas necesita del apoyo de la CUP, la otra formación independentista, que cuenta con 10 escaños.

Pero la CUP prometió a lo largo de la campaña que no haría presidente a Artur Mas, porque lo vincula con los recortes y con la corrupción. Mas mantiene intacto su deseo de repetir en el cargo y así lo ha hecho saber en diversas ocasiones desde el domingo. Incluso se ha hablado de que su partido, CDC, pondrá en marcha una campaña mediática para presionar a la CUP y hacerla cambiar de opinión.

"Uno de los nuestros"

Pero el cabeza de lista de la formación antisistema, Antonio Baños, parece decidido a resistir la presión. En una entrevista concedida a La Sexta, afirmó el martes que puede aguantar lo que le echen, pues como buen radical, ha corrido delante de la Policía. No obstante, la determinación de Baños podría resquebrajarse, porque en su partido ya empiezan a surgir voces a favor de investir a Mas president.

El número siete de la lista de la CUP, el intelectual Julià de Jòdar, que presidirá la mesa de edad el día de la constitución del Parlament, ha lanzado este miércoles una serie de twitters en los que asegura que Mas "es uno de los nuestros" y pide a sus compañeros de filas que no caigan "en el sectarismo de clase".

"Ahora no lo dejaremos solo: cada cosa en su sitio"

De Jòdar defiende estas tesis a raíz de la imputación de Mas por haber organizado la consulta alternativa del 9 de noviembre pasado. "Si la CUP empujó para hacer el 9-N y Mas ha sido imputado por llevarlo a cabo, ahora no lo dejaremos solo: cada cosa en su sitio", razona el intelectual en Twitter.    

Ahora, está por ver si Baños se mantendrá tan firme como se preveía ante comentarios como éstos. Si es así, la CUP vetará a Mas y se buscará, de entre la lista de Junts pel sí, un candidato alternativo para auparlo a la presidencia de la Generalitat. Es poco probable que el elegido sea Oriol Junqueras, líder de ERC y miembro de esa candidatura, porque es el principal rival tanto de la CUP como de CDC.

Trasvase de voto de ERC a la CUP

Junqueras ha quedado desactivado durante la campaña precisamente por integrarse en esa lista. Muchos de los tradicionales votantes de ERC han optado por la CUP para protestar por el pacto del presidente de su partido con Mas. Hacerlo presidente de la Generalitat sería resucitarlo políticamente.

Tampoco tendría demasiado sentido que fuera Raül Romeva el escogido, pese a que fue el cabeza de lista de Junts pel sí. Romeva, que procede de Iniciativa, no tiene ahora un partido que lo respalde, por decirlo de forma llama, está más solo que la una. En esta tesitura, la vicepresidenta del Govern en funciones, Neus Munté, podría ser una buena candidata.

¿Munté como candidata?

Munté es de CDC por lo que su elección no dejaría a los convergentes, que al fin y al cabo han liderado el proceso, en la estacada. Además, procede del mundo del sindicalismo, algo que podría gustar a la CUP. Por último, Baños no se ha opuesto de forma abierta a apoyarla para que sea la próxima presidenta de la Generalitat.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad