Puig recompensa a la mujer de uno de sus hombres de confianza

stop

El consejero deja Acció en manos de Núria Betriu, la esposa del ex responsable de Mossos d'Esquadra, Manel Prat

Felip Puig con Núria Betriu | ED

21 de octubre de 2014 (20:15 CET)

La dimisión del director general de Avançsa, Felipe Muntadas-Prim, ha servido al consejero de Empresa i Ocupació, Felip Puig, para recompensar a la mujer de uno de sus hombres de máxima confianza, el ex director de Mossos d'Esquadra, Manel Prat, cuya gestión quedó en entredicho en esta legislatura.

El baile de sillas se inicia con la salida por voluntad propia de Muntadas-Prim, la persona que había dado la cara por la Generalitat por su gestión del caso Spanair (no está imputado, ya que la responsabilidad recae sobre la sociedad y no sobre la persona). Ha sido sustituido por el hasta ahora consejero delegado de Acció, Joan Tarradellas. De esta forma, Puig ha podido aupar hasta la gestión de la agencia de promoción económica catalana a la mujer de Prat, Núria Betriu. El relevo ha recibido la bendición del Govern este martes.

Defensa de Homs

El nombramiento ya ha levantado polvareda. Ha sido el propio consejero de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, quien ha tenido que defender la valía de Betriu para el cargo tras la reunión semanal del consejo ejecutivo. “¡Miren su currículum!”, ha justificado al ser preguntado sobre el matrimonio.

La futura consejera delegada de Acció (queda pendiente su nombramiento formal mediante el DOGC) se incorporó en el departamento de Empresa i Ocupació en junio de 2013 como cargo de confianza de Puig. Le nombró directora del programa Catalunya Emprèn, con lo que llegaba directamente a lo más alto de la escala retributiva de los trabajadores públicos y le llovieron críticas por doquier.

Anteriormente, Betriu participó en la fundación del grupo de asesores DNA/ Gestió del Valor y se ocupaba de la dirección general de la firma. Licenciada en ingeniería industrial por la Universitat Politècnica de Catalunya y con un máster de organización por el mismo centro, los inicios de su trayectoria profesional le llevaron a los laboratorios IFM Electronic Gmbh, Laboratorios Rubio y Bayer Pharmaceuticals.

La gestión de Prat

Nunca ha conseguido desvincularse de ser la mujer de. Especialmente, después de que su marido estuviera en el centro de las críticas por su gestión del caso Ester Quintana y de la muerte del empresario Andrés Benítez.

Las polémicas con las que lidiaba llegaron al extremo de que ERC reclamara su cabeza a CiU. El President Artur Mas cedió a la presión, según fuentes conocedoras del proceso, y Prat acabó presentando su dimisión forzosa con el escándalo del desalojo de la casa ocupada de Can Víes. También fue censurado incluso por uno de los pesos pesados de su partido, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias. Le recriminó que colgara los galones cuando acababa de estallar el conflicto.

Matrimonio de confianza de Puig

Prat y Bretiu se han mantenido en el círculo íntimo de Puig. El actual responsable empresarial catalán llevó a Prat con él a Interior y le defendió hasta el último momento. No era la primera ocasión en la que compartían departamento, ya que el ex director de Mossos ocupó de 2002 a 2004 la jefatura del gabinete del departamento de Política Territorial y Obras Públicas, cuando Puig encabezaba el departamento.

El consejero de Empresa i Ocupació también fue clave para que en 2005 consiguiera ser gerente de la Fundació Jordi Pujol. En el historial laboral de Prat también aparece la dirección adjunta de comunicación del Fòrum de les Cultures.

Recortes en Acció

Beriu, a su vez, desembarca en Acció en un momento en el que los recortes han hecho mella en el trabajo de la agencia pública. Los primeros en quejarse han sido los trabajadores de la red de oficinas de representación empresarial de la Generalitat de Cataluña, quienes protestan porque cada vez tienen los recursos más limitados para financiar sus actividades e incluso se han tenido que buscar sus propias vías de ingresos.

Todo ello, en un contexto económico en el que el apoyo a la internacionalización se hace casi necesario para que las compañías ganen mercados y sigan a flote. El gran reto de Betriu en Acció será mejorar la gestión de los recursos disponibles.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad