Carles Puigdemont./ EFE

Puigdemont recurrió a servicios de inteligencia para el 1-O

stop

Puigdemont contaba con un informe que prevenía a la Generalitat sobre los posibles movimientos de Mariano Rajoy

Madrid, 16 de noviembre de 2019 (13:44 CET)

El expresident Carles Puigdemont tenía un croquis sobre cómo podía actuar del gobierno español de cara al 1-O. Una entidad le dijo cómo actuar a través de un informe que analizaba las posibles respuestas de Mariano Rajoy para el día en el que se convocó el referéndum ilegal. La empresa que dictó los pasos a seguir, por encargo del Govern, fue Semper Vigilants Grup, especializada en ciberseguridad. Según el encabezamiento de dicho informe, se trataba de un documento de “Inteligencia-Interno”.

Este dossier fue encontrado en el registro de la fundación Catmón, en el marco de la investigación del supuesto fraude de subvenciones que pudieron servir para financiar el procés, según la Guardia Civil, según ha adelantado La Vanguardia. La fecha es del 17 de julio 2017, tres meses antes de la DUI.

Lo primero que explica el documento es que la previsión del Gobierno central es que la participación sea superior al 50% y que, dentro de ese porcentaje, más del 60% vote a favor de la independencia. De acuerdo con el informe, el movimiento de Rajoy sería forzar la convocatoria de elecciones, tal como finalmente sucedió.

Evitar ser tachados de antidemocráticos

De esta forma, a través de una nueva convocatoria a las urnas, la actuación del gobierno español no podría calificarse de antidemócrata.  "Se conseguiría dar voz al pueblo catalán de una forma, democrática y dentro del marco legal"; una estrategia destinada a romper el vínculo “ideológico-político, de legitimidad democrática y representativa, que se ha establecido entre el pueblo de Catalunya como un todo”, dicta el informe al que ha tenido acceso el citado diario.

“La estrategia es inteligente porque intentará situar al Govern de Catalunya más cerca del punto de ruptura, lo que puede llevar al fracaso al proceso de liberación nacional”, añade.

La respuesta a dar pasa por explicar que se trata de "una guerra moral". Por lo tanto, la entidad desaconseja movilizar "el cuerpo social catalán en términos de acción directa", como acampadas o ocupaciones de edificios.

"La independencia de Catalunya ha de ser un proceso eminentemente institucional y este conflicto no ha de ir a la calle", advierte el dossier. Si no fuera así, la empresa advierte que no sería aceptado en el extranjero y solo sería justificable en el caso de que se intentara detener al president.“ Es importante tener presente que cualquier actuación del Govern ha de ser evaluada como si fuera siempre en nombre y con el aval del pueblo de Catalunya”, especifica.

Por último, Semper Vigilants Grup incluye tres escenarios de respuesta diferentes por parte del Gobierno de Rajoy anta la convocatoria de elecciones autonómicas. El más importante de ellos es que ni el Govern ni el Parlament legitimen estos comicios como una “maniobra golpista revestida de legitimidad democrática”; una legitimidad que siempre se debe esgrimir desde Catalunya. En esta ocasión, esta recomendación no se siguió y los catalanes fueron a las urnas.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad