Puigdemont desiste de negociar una nueva financiación con el Gobierno español

stop

El nuevo president elude la pregunta sobre los conciertos a las escuelas de élite y asegura que Barcelona World aún tiene recorrido

Carles Puigdemont en el Parlament. / EFE

Barcelona, 03 de febrero de 2016 (11:54 CET)

La Generalitat tira la toalla. Ya no intentará negociar un nuevo sistema de financiación para Cataluña con el fin de lograr que el Estado le dé más dinero. Esa guerra ya no es la suya. El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tiene otro objetivo: lograr la independencia.

"El Govern no promoverá un nuevo sistema de financiación, porque en el otro lado no encontrará a nadie", ha respondido Puigdemont a la pregunta de la líder de la oposición, la ciudadana Inés Arrimadas, durante la primera sesión de control de la legislatura.

Preguntas sin respuesta

Una sesión que ha resultado anodina y en la que el president, que sólo lleva unas semanas en el cargo y aún no está al tanto de todos los asuntos que le competen, ha tenido que recurrir al viejo truco de salirse por la tangente en varias ocasiones para evitar reconocer que ignora la respuesta.

Sí ha contestado al líder del PSC, Miquel Iceta, que el proyecto de Barcelona World, por el que se prevé construir un complejo de casino, hoteles y campos de golf en la provincia de Tarragona, no está muerto y enterrado como se creía tras la marcha del principal inversor, Enrique Bañuelos, y la paralización del plan urbanístico.

Barcelona World "está vivo" 

Según Puigdemont, este proyecto todavía tiene recorrido y "está vivo", por lo que la Generalitat "dará una respuesta clara" a los inversores que todavía permanecen en el plan en "los próximos tiempos".

Quien no ha recibido una respuesta clara es el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, quien se ha interesado por los conciertos a las escuelas de élite. Una de las condiciones de la CUP para pactar con Junts pel sí fue que se retire el dinero público de los colegios que separan a los alumnos por sexo.

¿Catalán para obtener la renta mínima?

Junts pel sí dio el visto bueno a ese condición, pero ahora una parte de esa candidatura, CDC, en concreto, se arrepiente. Los convergentes son partidarios de mantener los conciertos, pese a que los republicanos no ven inconveniente en suprimirlos. Como el asunto es polémico, Puigdemont ha optado por no contestar.

Y tampoco ha sido claro con el jefe del grupo de Catalunya sí que es pot, Lluís Rabelll, quien se ha mostrado preocupado por la posibilidad de que las personas que demanden una ayuda de la Generalitat, la renta mínima, tenga que acreditar conocimientos de catalán.

"Sería curioso que para obtener la renta mínima haya que saber más catalán que para ser diputado en el Parlament", ha sentenciado Rabell. Pero la única respuesta que ha logrado del president es que la Generalitat "no creará fronteras".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad