Rajoy asume el encargo del rey y buscará apoyos para ser investido

stop

El líder del PP iniciará una ronda de contactos con los partidos ''constitucionalistas'', sin fecha todavía para el debate de investidura

Manel Manchón

El rey recibe al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Zarzuela en una de las rondas anteriores. EFE/Ángel Diaz
El rey recibe al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Zarzuela en una de las rondas anteriores. EFE/Ángel Diaz

Barcelona, 28 de julio de 2016 (19:42 CET)

Mariano Rajoy asume el encargo del rey y buscará apoyos para ser investido. El líder del PP ha asegurado, desde la Moncloa, que acepta su responsabilidad para intentar formar gobierno, y que ahora lo hace con el propio encargo del jefe del estado.

Como si fuera el cumplimiento de su propio guión, Rajoy va avanzando, poco a poco. No tiene ninguna fecha programada para el debate de investidura, pero asegura que asume lo que le ha encargado el rey. Para ello, el líder del PP ha afirmado que iniciará una nueva ronda de contactos con los "partidos constitucionalistas" para asegurarse, por lo menos, su investidura, con el compromiso de que, si no le queda más remedio, gobernará en minoría.

Para ello necesitará las abstenciones de Ciudadanos y del PSOE. El objetivo de Rajoy, sin embargo, como él mismo ha considerado, es lograr un "gobierno estable de carácter moderado".


Nuevas conversaciones

Tras la entrevista del rey, Mariano Rajoy entiende que ahora tiene algo más de legitimidad para ser el presidente del Gobierno, y con ese encargo, explícito del jefe del estado --sucedió lo mismo tras el 20D, pero Rajoy no lo aceptó porque no tenía apoyos suficientes-- buscará en las próximas semanas los votos que le falta. Lo hará con conversaciones con Albert Rivera y Pedro Sánchez, que ya han dejado claro que no quieren votarle. 

Lo que pide Rajoy es que, por lo menos, se abstengan y le dejen gobernar siempre que sean "leales" y se comprometan a no torpedear "el techo de gasto, la elaboración del presupuesto, la política exterior y la lucha contra el terrorismo". A lo que se agarra Rajoy es que el 15 de octubre es la fecha límite que ha fijado la Comisión Europea para examinar las cuentas de España para cumplir los objetivos de déficit hasta 2018.

El hecho es que, tras las entrevistas del rey con todos los líderes políticos, no hay fecha para el debate de investidura. Sí hay un encargo del monarca, y la aceptación de Rajoy de intentarlo.

Con ello Rajoy considera que ya no habrá marcha atrás para que él no sea el próximo presidente del Gobierno. Pero, todavía, no tiene los apoyos para serlo.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad