Rajoy fulmina a su última oveja negra en las puertas de la campaña electoral

stop

El Partido Popular deja caer a Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia, que contaba personalmente el dinero de comisiones y sobornos

Alfonso Rus, ex presidente del PP valenciano, en el centro de la trama Taula

Madrid , 02 de mayo de 2015 (20:46 CET)

Mariano Rajoy ha ordenado expulsar de manera fulminante a la última oveja negra del PP: Alfonso Rus, alcalde de Xàtiva (Valencia), candidato a la reelección, y presidente provincial del partido y de la Diputación de Valencia. Rus, que ha negado hasta este sábado formar parte de una trama corrupta que cobraba comisiones de constructores de pisos, ha sido desterrado sin contemplaciones por el partido a las puertas de la campaña de las próximas elecciones municipales y autonómicas.

Alfonso Rus ha sido el supuesto cabecilla de una trama corrupta ahora investigada por la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. En un audio desvelado por la Cadena Ser, Rus contaba con sus propias manos los sobornos de un empresario constructor en Valencia. Billete a billete, iba ascendiendo la cuenta hasta llegar a los 12.000 euros. Los allegados del político defenestrado también aseguran que saldrán a la luz grabaciones en las que sus colaboradores cercanos ultimaban el plan para que Rus alcanzara la Diputación de Valencia con el propósito de saquearla.

Las grabaciones muestran la manera como los implicados de la trama menospreciaban la ley y las instituciones. Además, reconocían, sin tapujos, sus propósitos para hacerse con el dinero público. Esquerra Unida ha denunciado a la trama que ahora está siendo investigada por los juzgados.

El lodo aumenta en el PP valenciano

El Partido Popular se enfrenta ahora a las consecuencias políticas del nuevo caso de corrupción. La agrupación se verá obligada a reestructurar sus listas electorales ya que Rus también encabezaba las listas a la alcaldía de Xàtiva.

Los dirigentes del PP han disparado las alarmas después de conocerse los audios del dirigente político. El presidente del PP de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, ha tenido que reconocer que Rus actuó "de forma contraria a los principios del partido".  Fabra también ha admitido que el líder político ha causado "un deterioro significativo" de la imagen del Partido Popular en Valencia.

La presidencia del partido en la provincia de Valencia quedará en manos de Vicente Betoret. Aún no se ha desvelado quién asumirá la Diputación, mientras en el PP ya se hacen la pregunta habitual cada cuatro años. ¿Pasarán factura los casos de corrupción en las elecciones? 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad