Sánchez descarta el hachazo fiscal a la banca (pero subirá muchos más)

Sánchez entierra su impuesto a la banca (pero subirá muchos más)

stop

El presidente del Gobierno confirma que gravará más el diésel y estudia elevar la tributación de sicavs y socimis, entre otras medidas

Barcelona, 03 de septiembre de 2018 (17:05 CET)

La batería de medidas fiscales de Pedro Sánchez va cogiendo forma dos meses después de su primera declaración de intenciones. El presidente del Gobierno adelantó esta mañana la actualización de su lista. En ella se incluye, entre otros, la posibilidad de gravar más a las rentas medias y la de sancionar con un gravamen especial a las viviendas vacías. Así queda, de momento, el plan tributario del Ejecutivo socialista:

Impuesto a la banca, descartado

Marcha atrás en el impuesto a las entidades bancarias. El presidente del Gobierno, a cambio, propondrá un impuesto sobre transacciones financieras, lo que se conoce como tasa Tobin.

Es una medida que “vamos a aprobar”, puesto que es es la propuesta que “estamos haciendo a Unidos Podemos”, comentó en una entrevista el jefe del Eejcutivo en la Cadena Ser esta mañana.

Mantendrá el diésel

El impuesto al diésel se queda. Fue otra de sus primeras propuestas y, según explicó este lunes, se incorporará al anteproyecto de los Presupuestos Generales de 2019.

"El diésel es un combustible altamente contaminante y este es un Gobierno ecologista", señaló al respecto.

Impuesto a sicavs y socimis

Son dos nuevos puntos a a abordar en la próxima negociación que mantendrá este semana en una reunión con Unidos Podemos.

Concretamente es la facción de Izquierda Unida la que quiere que tanto las sicavs como las Sociedades Cotizadas Anónimas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (socimis) coticen por sus beneficios.

Rebaja del umbral de la renta

Sánchez avanzó que está dispuesto a negociar la disminución del umbral de la renta, que hasta este momento se situaba en 150.000 euros anuales para una subida del IRPF.

Unidos Podemos, su interlocutor, quiere que está barrera descienda, como mínimo, hasta los 120.000 euros anuales.

A este respecto, los técnicos de Hacienda calcularon que la medida afectaría a 91.000 personas, que pagarían una media de 4.400 euros más.

Penalización por viviendas vacías

Es una de las novedades que Sánchez anunció este lunes. El Ejecutivo tiene sobre la mesa la posibilidad de gravar las viviendas vacías y los grandes establecimientos de negocios.

El plan inicial contempla hacerlo a través de un nuevo reglamento y la elevación hasta el 100% del recargo en la cuota líquida en el impuesto sobre bienes inmuebles.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad