Sánchez insiste en su "no" a Rajoy y se abre a un pacto con Podemos

stop

El líder del PSOE asegura que su "última opción" es repetir las elecciones

Sánchez en la sede del PSOE.

en Barcelona, 23 de diciembre de 2015 (14:12 CET)

Tal y como quedó el Congreso tras las elecciones del domingo, los pactos se pintan difíciles. Es a Mariano Rajoy, con sus 120 diputados, a quien toca mover ficha para llegar a un mayoría de 176 que le permita gobernar con estabilidad. Con Ciudadanos, que tiene 40 escaños, el PP no alcanza esa mayoría.

Así que Rajoy ha movido ficha. Y lo ha hecho en dirección al PSOE. El martes por la noche llamó al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y lo citó en Moncloa. Sánchez ha acudido puntualmente a ese encuentro este miércoles por la mañana, pero la reunión no ha producido ningún avance.

Puerta cerrada a los populares

El socialista ha reiterado que no propiciará la investidura de Rajoy. Después, en una rueda de prensa que ha ofrecido en la sede del PSOE, ha aclarado que tampoco apoyará a otro candidato del PP. En definitiva, los socialistas le han cerrado la puerta a cualquier pacto con los populares.

En cambio, Sánchez parece abierto a llegar a un acuerdo con Podemos. No ha querido ser muy explícito, pero sí ha repetido en varias ocasiones que su voluntad es la de constituir un Gobierno "de cambio, progresista y con diálogo", es decir, un nuevo Ejecutivo en el que puedan convivir socialistas y podemitas.

Evitar nuevas elecciones

Y ha aportado un dato importante: su "última opción" es la celebración de nuevas elecciones. Si nadie llega a un acuerdo, se tendrán que repetir los comicios. Por eso, ese detalle es un  indicativo más de que Sánchez no descarta negociar con Pablo Iglesias la posible creación de ese Gobierno progresista.

El factor del diálogo también es importante, porque aunque Sánchez asegura que no quiere marcar líneas rojas, sí ha dibujado una: "la integridad territorial de nuestro país". Eso le distancia de un Iglesias que ha prometido celebrar un referéndum de independencia en Cataluña si llega a gobernar.

Presidencia del Congreso

Así están las cosas tres días después de las elecciones. Ahora, Rajoy tiene que seguir moviendo ficha dado que su partido fue el más votado el 20D. Pero le quedan pocos movimientos por hacer. Si Sánchez insiste en darle calabazas, a Rajoy no le quedará más remedio que desistir, pues no podrá gobernar sólo con el apoyo de Albert Rivera y con el resto de la Cámara en contra.

Entonces será Sánchez, que quedó segundo con 90 escaños, quien mueva ficha. Pero para eso pueden pasar un par de meses. Así que en paralelo se ha abierto otra línea de negociación, la de la constitución de los órganos de gobierno de la Cámara baja. Sánchez ha explicado que el PSOE pujará con hacerse con la presidencia de la Mesa del Congreso.            

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad