El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Sánchez trata de calmar los ánimos del PSOE con advertencias a Torra

stop

El presidente del Gobierno intenta poner fin a los devaneos del PSOE con el independentismo para serenar a los dirigentes de su partido

Barcelona, 12 de diciembre de 2018 (10:03 CET)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, intenta desde primera hora de esta mañana en el Congreso de los Diputados calmar los ánimos del PSOE endureciendo su discurso ante el independentismo.

El grueso de los dirigentes socialistas discrepa de la política que ha seguido Sánchez con los soberanistas porque consideran que ha minado la credibilidad del PSOE ante los españoles y porque perjudica sus expectativas electorales en las próximas municipales y autonómicas, tal y como se demostró en los comicios andaluces.

Consciente de estas preocupaciones, el presidente del Gobierno inició su comparecencia en el Congreso con un aviso al presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras la pasividad de los mossos ante los CDR el pasado fin de semana. "El Gobierno no aceptará que se produzca cualquier dejación de funciones", afirmó Sánchez, antes de recordar las tres cartas enviadas a la Generalitat y de subrayar la amenaza de enviar policías a Cataluña para asegurar el orden.

El consejo de ministros en Barcelona

 

Sánchez también intentó poner fin a los devaneos del Gobierno, que llegó a plantear la cancelación del consejo de ministros en Barcelona el próximo 21 de diciembre por la amenaza de boicot de los CDR. "El Gobierno de España va a celebrar el consejo de ministros en Barcelona el 21 de diciembre. No es el primero que hacemos fuera de Madrid y les adelanto que no será el último", zanjó el presidente.

De hecho, el líder socialista tiene la intención de aprovechar este reunión de los ministros en Barcelona para aprobar la subida del salario mínimo a 900 euros al mes a partir de 2019, un incremento del 22%. "Un país rico no puede tener trabajadores pobres", dijo.

Dicho esto, Sánchez trató de marcar el perfil propio del proyecto del PSOE y de desmarcarse de PP y de Ciudadanos. "El centralismo es un error de ayer y hoy de las derechas españoles. La España autonómica ha traído democracia y progreso a territorios condenados durante siglos al ostracismo. No daremos un paso atrás", afirmó.

Los mensajes a Torra

A continuación, el presidente del Gobierno retomó el camino de la firmeza ante los soberanistas y lanzó otra advertencia a Torra. "Tampoco aceptaremos una nueva vulneración del orden constitucional y estatutario. Autogobierno es convivencia, y eso es lo que debemos preservar", aseguró.

Siguiendo con el cuerpo a cuerpo con Torra, Sánchez también desacreditó la vía eslovena de independencia, enfatizada por el presidente de la Generalitat en los últimos días. 

"Reivindicar la 'vía kosovar' o la 'vía eslovena' denota a quien ya no tiene ningún argumento más que la mentira para sostener su política. Como presidente del Gobierno, la respuesta es clara: la vía es la Constitución. Todo lo que se situe fuera de la Constitución y del Estatuto contará con la respuesta firme pero serena, proporcional pero contundente del Estado social y democrático de Derecho", sentenció.

Durante su intervención, Sánchez trazó varios paralelismos entre el brexit y el soberanismo. "El independentismo ha seguido el mismo camino de engaños y exaltación de los sentimientos que sus compañeros británicos", concluyó.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad