El movimiento liberal Lliures, impulsado por exdirigentes de CiU como Antoni Fernández Teixidó. EFE/Toni Albir

Teixidó advierte a Puigdemont: "No podrá controlar su propia revuelta"

stop

Teixidó, el presidente de Lliures, que inicia su camino como partido, reclama una "rectificación" porque la revuelta puede resultar "peligrosísima"

Manel Manchón

Economía Digital

El movimiento liberal Lliures, impulsado por exdirigentes de CiU como Antoni Fernández Teixidó. EFE/Toni Albir

Barcelona, 16 de junio de 2017 (21:05 CET)

Apostar por la revuelta. Mal asunto. Puede resultar un auténtico boomerang. Antoni Fernández Teixidó, elegido este viernes presidente de Lliures, advierte al presidente Carles Puigdemont que si el soberanismo lo que pretende es una revuelta, una protesta en la calle, “no la podrá controlar, no podrá controlar la revuelta que prepara, e iniciará un camino peligrosísimo”.

Teixidó culminó este viernes un primer paso, el de constituir un partido político, Lliures, el resultado de un movimiento que se ha ido labrando en el último año y medio. Con una ejecutiva de 21 miembros, el partido pretende lograr en Cataluña “una rectificación”, para iniciar una nueva etapa en la que el catalanismo “deberá negociar, negociar y negociar” con el Gobierno español, algo que, a su juicio, el independentismo no ha querido hacer en los últimos años. Teixidó, que nunca ha renunciado ni a sus lecturas ni a su pasado como joven revolucionario, recordó la obra de Rosa Luxemburgo: Reforma o revolución, para pedir, precisamente, reforma, negociación y reforma.

Con un “viva la libertad”, el aplauso de unos 500 afiliados, sin un visca Catalunya, u otros alegatos habituales en los partidos soberanistas, Teixidó cerró el congreso fundacional de Lliures, que aspira a tener representación cuando se convoquen elecciones. El pronóstico de Teixidó es que la sociedad catalana está esperando que alguien “toque con los pies en el suelo y afronte la realidad”, y que, si logra representación, el efecto de arrastre podría ser importante.

Teixidó pide negociar todo lo que sea necesario con el Gobierno español, y abandonar el camino de la revuelta

Lliures ha querido organizarse como partido, aunque existen ya algunas plataformas y entidades cívicas que aspiran a una gran confluencia para hacer frente al proyecto independentista. Teixidó ha rechazado esa opción, --a la espera, entre otras iniciativas, de que Josep Antoni Duran Lleida ponga en marcha otro partido que sustituya a Unió Democràtica, sin concurrir a elecciones y que anunciará en los próximos días—al entender que el día después de las elecciones “el problema sería el mismo”.

Lo que es necesario, a su juicio, “es un partido nuevo, ideas nuevas, desde el catalanismo, desde el liberalismo y el humanismo para iniciar otra etapa en Cataluña”.

La idea central de Lliures es que el proceso soberanista ha “radicalizado” todas las opciones, y ha decantado Cataluña hacia el “izquierdismo”. Ante eso, el proyecto político que encabeza Teixidó, y lidera también Roger Montañola, --exdirigente de Unió—pretende ocupar un espacio “que ha sido abandonado, el centro catalanista”.

El peligro fundamental de Cataluña, según Lliures, es la "radicalización de todas las opciones"

Las advertencias de Teixidó a Puigdemont han sido constantes, al señalar que Cataluña puede tomar el camino que desee, “pero no desde la insumisión, no desde el rechazo a la ley, no desde la bronca, desde la desobediencia”.

El partido deberá ahora clarificar sus liderazgos, con un equipo que acompañe a Teixidó, y que surgirá de la ejecutiva de 21 miembros. Lliures establece un duro régimen interno, con incompatibilidad de cargos y elecciones primarias para elegir a los representantes en las listas electorales. Los afiliados podrán impulsar procesos de moción de censura contra cualquier miembro del equipo ejecutivo o la ejecutiva permanente, siempre que acredite el apoyo del 25% de los afiliados con derecho a voto.

Lliures pide elecciones, que Puigdemont dé la voz, de verdad, "al pueblo de Cataluña"

Con el acto de este viernes, Lliures inicia su andadura como partido político, a la espera de que Puigdemont convoque elecciones, y dando por descontado que el referéndum no podrá salir adelante, a menos que se plantee, otra vez, como una especie de repetición del 9N.

Teixidó admitió que unas elecciones de inmediato no serían la mejor opción para Lliures, que necesita un cierto recorrido en la sociedad catalana, pero “será, en cualquier caso, lo que necesita Cataluña”. Por ello, pidió en reiteradas ocasiones que Puigdemont dé la voz al “pueblo de Cataluña”, y eso pasa “por unas elecciones”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad