Trias se compromete a congelar los impuestos en Barcelona

stop

El alcalde de Barcelona asegura que usará todos los recursos legales y formales de los que pueda disponer para aprobar el presupuesto de 2014

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU) | ED

19 de septiembre de 2013 (19:24 CET)

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU), quiere congelar los impuestos en Barcelona este 2014. “No es momento de hacer ningún tipo de presión fiscal adicional”, ha afirmado ante los empresarios de la ciudad reunidos en la Cambra de Comerç este jueves. “Las Ordenanzas Fiscales no están sujetas a revisión y se consideran válidas las actuales, posibilitando su continuidad a partir del 1 de enero de 2014”.

Eso sí, Trias ha advertido que su compromiso depende de la voluntad del resto de grupos políticos con presencia en el Ayuntamiento de Barcelona. “Gobernamos con minoría”, recuerda. Esta misma semana ha empezado una rueda de contactos con todas las formaciones para recabar los apoyos necesarios para aprobar tanto los impuestos de la capital catalana como el presupuesto de 2014.

Negociación


La primera puerta a la que ha llamado el alcalde es la de su socio de gobierno hasta la fecha, el PP. “Hace menos de 24 horas que me he reunido con Alberto Fernández Díaz (portavoz de los populares en el Consistorio)”.

Trias se ha desecho en elogios con la formación conservadora: “Muchas de las cosas que se han hecho en Barcelona han sido una realidad gracias al PP”. Admite que, de entrada, “todo es complicado” y que las negociaciones deben proseguir. Tanto con Fernández Díaz como con PSC, ICV-EUiA y ERC. “No dejaré de buscar el acuerdo y el consenso. Para llegar a ello, usaré todos los recursos legales y formales de los que pueda disponer como alcalde de la ciudad”, ha sentenciado.

¿Moción de confianza?

¿Estas palabras abren la puerta a una moción de confianza para aprobar las cuentas municipales?, ha preguntado el empresariado barcelonés. “Cuando hablo de todos los recursos me refiero a todos los que sean necesarios”. Trias tacha de “desastre” que la ciudad se quede sin un presupuesto propio para el próximo año y se vea abocado a prorrogar el actual, como ha pasado en la Generalitat.

“No me lo puedo permitir”, sentencia. “Somos un gobierno en minoría y extendemos la mano al resto de grupos para aprobar unos presupuestos con rigor, unas cuentas saneadas y con una capacidad inversora de futuro potente”. Por el momento, espera engrosar el 20% la partida de gastos para ciudad, que en 2013 llega a los 350 millones de euros.

Varapalo a Ana Botella

CiU saca pecho del músculo y la salud financiera de Barcelona. Trias promete congelar impuestos e incrementar las inversiones a costa de la caja actual. “Tenemos ahorro bruto. Se puede hacer si se hacen las cosas bien y no se gasta más de lo necesario”.

Una situación muy diferente a las finanzas de la capital de España, tal y como ha recordado. En su discurso, Trias no se ha cortado al cargar contra el equipo liderado por Ana Botella (PP), quien este mismo jueves ha anunciado una rebaja impositiva en Madrid. “Cuando se deben 8.000 millones de euros y se decide bajar los impuestos...pues no es un buen camino”.

Esta diferencia es la que propicia, según el alcalde catalán, que Barcelona sea atractiva para nuevos negocios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad